¿60 dolares?

Desde hace ya varios años, el precio de los videojuegos se ha marcado en 60 dólares, un precio que parece justo ante las grandes cantidades de inversión que tienen varios videojuegos de los llamados “triple A”.
19/07/2018
04:42
-A +A

Algunos otros juegos, pueden darse el lujo de costar 40 dólares de salida y otros de poder bajar sus precios en sus ediciones posteriores, para seguir vendiendo con buenos márgenes de ganancia.

Por otro lado, los indies han podido mantener precios muy variados: desde menos de 10 dólares, hasta los ya mencionados 60 dólares. Pero ¿es un precio justo? A últimas fechas hemos sido testigos de la nueva forma de ver los juegos como servicios, dejar de ver juegos de 60 dólares, 40, 20 o 10; somos testigos de juegos “gratis”, juegos que se monetizan a partir de compras dentro del mismo y no pagar para poder tener acceso a su servicio.

Es interesante entender que los costos de un juego “comprado”, van a fortalecer varios eslabones de la industria y saber que podemos poner en tela de juicio la cantidad de 60 dolares dentro de una mega producción. Las ventas millonarias a veces no son lo suficiente para continuar arriesgando en una franquicia o arriesgarse a crear una nueva.

Los nuevos modelos de videojuegos han intentado comercializar espacios de publicidad: venta de productos al interior del mismo como skines, armas o hasta “vidas”; algunos han buscado en las famosas “cajas de loot”.

El mercado ha cambiado, se ha transformado en masivo y por lo tanto la diversificación de los modelos de negocios es algo natural. Criticar los precios es algo muy complicado: desde la formación de la cadena de valor de cada producto, y la suma de impuestos o manejos de traslado o aduanas, los precios se dictan según el lugar de venta y las posibilidades de la cartera de los clientes.

Pensar en generar toda una nueva forma de tazarlos a algún precio inferior a los 60 dólares es algo prácticamente imposible. Posiblemente las megaproducciones tendrían que pensar en aumentar el precio de los juegos, y con ello comenzar toda una inflación en el software para las diferentes consolas, sin embargo ejemplos como el de Fortnite o League of Legend por mencionar un par, hace dudar la efectividad de proceso de venta a los videojuegos, y pone como posibilidad que muchos más terminaran con la propuesta del free game, juegos que busquen monetizar de formas distintas y aumentar el tráfico en sus servicios.

Creo que hablar de esos míticos 60 dólares cada vez es un discurso que se queda sin sentido: el precio lo regula el mercado y, aunque parece inminente el aumento de las grandes producciones, también parece una gran idea reducir precios para aumentar tráfico y con ellos buscar competir.

En fin, creo que las ideas y formas de afrontar el futuro dependerán más de diferentes y muy variados modelos de negocio, en lugar de buscar los aumentos y estandarización en los precios que durante mucho tiempo buscó la industria. Solo esperamos que en nuestro país, las cosas no se vuelvan aún más complicadas.

 

Comunicologo e historiador apasionado del arte, el futbol, la música y la tecnología. Nintendero de nacimiento y gamer por vocación, piensa que la tecnología complica la vida de las personas, pero no podemos vivir sin ella.

Comentarios