Hoy lo llamamos retro

Hablar de retro en los videojuegos es algo extraño. Un medio que tiene poco más de 40 años de ser comercial aún se diluye entre lo nuevo y lo viejo.
02/08/2018
04:45
-A +A

A últimas fechas se ha hecho popular el término“retro”: se usa para las modas, la música, el cine, la arquitectura, el maquillaje y hasta para formas de comer; por ello no es extraño que aparezca en un medio de consumo como los videojuegos.

Hablar de retro en los videojuegos es algo extraño. Un medio que tiene poco más de 40 años de ser comercial aún se diluye entre lo nuevo y lo viejo. A los videojuegos se les ha dividido por generaciones. Estas están marcadas por sus capacidades tanto gráficas como de procesamiento, mismo que les da características propias, tanto en su diseño como en sus dinámicas y mecánicas.

Cada generación tendrá su propia tendencia a explotar. En últimas fechas se ha hecho popular pensar en el retro en los videojuegos, incluso se han editado versiones de las viejas consolas para ser jugadas como alternativa en las nuevas tecnologías. Pero recordemos un poco donde nació todo: la popularidad de las PC en casa, propició una alternativa “barata” para conseguir sistemas de videojuegos, muchos de ellos pensados en la infraestructura de los clásicos Arcades (maquinitas).

La alternativa de los emuladores (programas que tratan de imitar el hardware de otras máquinas para poder correr su software) comenzó a dar un sin fin de opciones que se regaban por internet. Prácticamente podías jugar casi cualquier juego “viejo” desde tu PC.

Así nació el juego retro, tratando de imitar consolas viejas en tecnología nueva. A últimas fechas, las empresas han intentado comer parte del mercado, lanzamientos como los NES y SNES CLASSIC EDITION, o los relanzamientos de máquinas como Neo Geo, Atari o Sega, son un claro ejemplo de lo lucrativo que parece este sector.

Al final jugar con a nostalgia siempre es un gran negocio. Pero ¿qué tan caro es jugar verdadero retro? Hay que tomar en cuenta que lo que muchas de estas consolas antes mencionadas hacen, es emular a las viejas consolas. Sin embargo, aún es posible encontrar estas consolas de generaciones pasadas y jugar con toda la experiencia de hace unas décadas. Lo primero que tenemos que tomar encuenta son los sistemas televisivos: nuestras modernas pantallas HD no son la mejor opción para las clásicas consolas.

Estas “reliquias” están diseñadas para funcionar en los viejos monitores llamados CRT, la típica televisión que teníamos antes del 2005: un mueble enorme para una pantalla casi cuadrada. Una vez que contemos con el monitor apropiado, habrá que ir en búsqueda de consolas y cartuchos; en muchos bazares o mercados locales podemos comprar estas joyas, sin embargo, cabe señalar que entre más famoso sea el juego, su precio tiende a elevarse; es una cuestión de oferta y demanda, regulada muchas veces por los coleccionistas.

Bajo estas circunstancias podemos anticipar que jugar retro bajo todas las condiciones de hace unos años, no es una tarea barata, depende mucho de la consola y los títulos que queramos rejugar. Ante tal escenario es momento de pensar, ¿vale en verdad la pena regresar a esos clásicos de los años anteriores del 2000? La respuesta seguro va ligada de la gran nostalgia que cada quien tenga por las épocas pasadas, pero lo que nunca debemos de perder de vista es que al final una parte de la historia de nuestro tiempo estará ligada a esos juegos que hoy llamamos: retro.

Comunicologo e historiador apasionado del arte, el futbol, la música y la tecnología. Nintendero de nacimiento y gamer por vocación, piensa que la tecnología complica la vida de las personas, pero no podemos vivir sin ella.

Comentarios