Los cuates de la presidenta del Tribunal

24/05/2018
04:07
-A +A

Seguramente el tema es totalmente legal…

Ese será el primer argumento de un abogado: que nadie violó ninguna ley, que todo fue “apegado a derecho”, basado en aptitudes y no en el compadrazgo, no sea usted mal pensado, porque, la neta, dígame:, ¿quién podría, realmente, probar en barandilla el amiguisimo?

Con el argumento jurídico salvado en líneas precedentes, vayamos a la litis de opinión pública, que no en juicio: ¿se vale o no se vale contratar, bajo el pretexto de “calificados”, a tus amigos, a parientes y amigos de tus amigos y parientes en puestos claves de la justicia federal electoral?

Janine Otálora es la Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en símil, para los temas comiciales, tiene casi el mismo poder que la Suprema Corte de Justica de la Nación. No dudo, porque no tengo argumentos para ello, de la capacidad y credenciales de la presidente, pero hay algo que me brinca sobremanera.

El hermano de la Presidente, Rafael Jean Otálora Malassis, es actualmente secretario particular del Magistrado Regional en la Sala de Toluca, Juan Silva Adayana y cobra, mensualmente, 77 mil pesos… 

Hasta ahí, todo pudiera tener una explicación racional, basada en talentos y aptitudes, sin embargo, la Secretaria General de Acuerdos de la Presidente Otálora, María Cecilia Sánchez Barreiro, que cobra mensualmente más de 200 mil pesos, tiene a su hermano, Carlos Manuel Sánchez Barreiro como “Técnico Operativo de Recursos Humanos del Tribunal”, cobrando 30 mil pesos al mes.

El padre de la mano derecha de la presidente, Francisco Javier Barreiro Perera, es un “asesor” que cobra más de 70 mil pesos al mes… Quiero pensar bien, debe de ser una familia de amplio talento jurisprudencial, al final de cuentas, dicen, el genio se hereda, ¿o no?

Pero otro cercano a la Presidenta, Alejandro Santos Contreras, Coordinador de Jurisprudencia, que cobra, también, más de 200 mil pesos mensuales, también viene de una dinastía talentosa: Ricardo Santos Contreras, actuario regional, cobra 51 mil pesos al mes.

Hay otros parientes de los cercanos a la Presidenta Otálora que de momento reservo en este espacio periodístico porque, insisto, la litis de la opinión pública es más trascendental: ¿se vale o no se vale?

Entiendo que, seguramente, no hay nada ilegal en las contrataciones, a final de cuentas son puestos de confianza y… ¿qué confianza vale más que la familia?, máxime cuando la confianza se garantiza con un sueldo de ensueño para un país sumido en la miseria.

Por cierto… ¿es tan necesario que estás lumbreras vayan a Europa para que su resplandor se refleje en la justicia electoral?.

Luego le cuento.

DE COLOFÓN.— No es público ni lo será, pero hay un candidato presidencial que tiene en la mira desaparecer al Tribunal, bueno, transformarlo… Tiene un punto, ¿no? 

Comentarios