Se encuentra usted aquí

AMLO ya no es un peligro: Manuel Espino

Afirma que él frenó desafuero del tabasqueño; hoy analiza apoyarlo; Calderón, peso muerto para Zavala, igual que el PRI para Meade, dice
Manuel Espino Ex presidente del PAN (CRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL)
01/02/2018
07:50
El Universal
-A +A

Manuel Espino acepta que ha cambiado su opinión sobre Andrés Manuel López Obrador. Ya no lo ve como un peligro para México, como solía pintarlo cuando era presidente del PAN, en la campaña presidencial de 2006 y, ahora, existe una posibilidad de que el movimiento Ruta 5 —del que es miembro— pueda apoyarlo en las elecciones del 1 de julio.

Dice que ahora Felipe Calderón sería un peligro para México si estuviera en busca de la Presidencia, y destaca a Margarita Zavala, a quien ya le dio su firma para contender como candidata independiente, le pesa su esposo. “Es peso muerto”, dice.

Dos campañas después y luego de su expulsión del PAN hace siete años por un conflicto con el ex presidente Calderón, el diputado federal sin bancada dice en entrevista con EL UNIVERSAL que ve en López Obrador a un hombre más sereno, más maduro, con perseverancia y liderazgo.

Hoy el movimiento Ruta 5, que integran unas 450 organizaciones civiles con un voto duro de 800 mil personas, aún no ha tomado una decisión, la cual podrían emitir el próximo sábado, sobre a qué aspirante presidencial apoyarán. No avalarán al que esté en tercer lugar y su elegido debe cumplir seis requisitos: honestidad, experiencia exitosa comolíder social, propuestas viables sin ocurrencias, compromiso que no sea con un partido ideológico o corriente de pensamiento, dispuesto a integrar gobiernos abiertos a ciudadanos y que tenga alta rentabilidad electoral.

Espino revela que cuando llegó a la presidencia del PAN, el entonces mandatario Vicente Fox le pidió operar en el Congreso para el desafuero de López Obrador, a lo que se opuso.

¿Usted apoyará a Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial?

—No pasa de ser una especulación. Pero sí hay la posibilidad de ayudar a Andrés Manuel, está considerada, como lo están otras, es decir, no hemos descartado a quiénes vamos a apoyar para la candidatura presidencial.

¿Ha habido acercamientos con Andrés Manuel López Obrador?

—No, ninguno. Nunca hemos platicado con él, nunca hemos generado una propuesta de acuerdo o negociación política.

¿Qué criterios debe tener el candidato que apoyará el movimiento Ruta 5?

—Son seis características con base en las cuales vamos a decidir, tal vez el próximo sábado 3 de febrero: honestidad, experiencia exitosa como líder social, propuestas viables sin ocurrencias, compromiso que no sea con un partido ideológico o corriente de pensamiento, dispuesto a integrar gobiernos abiertos a ciudadanos y que tenga una alta rentabilidad electoral.

No vamos a apoyar a terceros lugares. Cuando las tendencias electorales colocan en tercera posición, para nosotros no es opción. Escogeremos al candidato a la Presidencia, gobernadores, alcaldes y diputados locales y federales que más se acerquen a estos requisitos.

¿Qué posibilidades hay de que el sábado su consejo se decida por Andrés Manuel López Obrador?

 

 

—Si acaso decidiéramos tomar la votación interna y definir la posición, es un hombre que se está considerando porque es, como ya dije, de los más competitivos en este momento, porque no apoyaríamos los terceros lugares. En este momento las encuestas claramente lo ubican como el aspirante que va a la cabeza de la preferencia electoral.

¿López Obrador cubre los seis requisitos que mencionó?

—No sería yo quien determine quién cumple más con los requisitos. Considerando los criterios y que en la tendencia promedio de las encuestas él ha estado adelante, por supuesto que es una opción. Pero el hecho de que los reconozcamos como una posibilidad, no significa que vamos con él.

¿Qué opina personalmente de Andrés Manuel López Obrador?

—Debo dar un trago gordo antes de decirlo, que sí he cambiado mi opinión respecto a él. Reconozco que cuando algún asesor de Felipe Calderón se inventó aquella frase de que era un peligro para México, permeó mucho y fue bandera de campaña, fue el recurso recurrente del candidato presidencial Felipe Calderón, quien ahora sería un peligro para México si estuviera tras bambalinas de la silla presidencial.

Fue un momento de campaña fuerte, de mucha estridencia y muchos lo apoyamos, porque era el candidato y yo era el presidente del PAN, ni modo que entráramos en contradicción.

¿También influyó el ex presidente Vicente Fox?

—Creo que eso sucedió por influencia del sexenio de Fox, quien tuvo un conflicto personalismo con Andrés. En mi opinión, un capricho.

Cuando yo llegué a la presidencia del PAN y el presidente Fox me pide que intensifiquemos la tarea en el Congreso para el desafuero de López Obrador, yo me opuse. No es por jactancia, sino por justicia de la historia. Eso lo paró Manuel Espino.

Yo me opuse, no fue fácil, reconozco que hubo un momento en el que imperó la sensatez de Fox y aceptó salirse de esa actitud caprichosa de ir por el desafuero de López Obrador.

¿Qué le hizo cambiar de opinión respecto a López Obrador? ¿Ya no es un peligro para México?

—La sinceridad democrática. Hoy puedo decir que no veo en Andrés Manuel a ese hombre peligroso que llegó a señalar como tal Felipe Calderón y el propio Vicente Fox, no lo veo.

Observo a un hombre más sereno, más maduro y reconozco su perseverancia, creo que es un hombre comprometido con este país como lo son Ricardo Anaya, Margarita Zavala y José Antonio Meade, entre otros.

Al paso del tiempo yo no veo dónde está la peligrosidad de Andrés Manuel y sí reconozco cualidades que quisiera ver en otros: perseverancia, honestidad, liderazgo social y otras. Pero que quede claro que no hemos tomado una decisión.

Mi cambio de opinión es porque he constatado en su comportamiento que es un hombre que vale la pena que esté intentando, por tercera ocasión, ser Presidente de México.

¿Cuál es el peso muerto de López Obrador?

—Su tendencia a precipitar opiniones, a poner calificativos a grupos, a personas, a sectores, que frente a su fuerte liderazgo existe una frágil organización.

¿Qué le dice la frase “la tercera es la vencida”, podría ser posible?

—Sí, pero también hay otra que dice que no hay quinto malo.

¿Hubo fraude en 2006?

—No lo hubo, doy mi palabra de honor. Simplemente no hubo fraude electoral. Creo que Andrés Manuel perdió dos veces la Presidencia por excesos verbales, descuidos políticos y por una muy deficiente estructura electoral.

Y hablando de Felipe Calderón, ¿qué nos dice de Margarita Zavala, quien busca ser candidata por la vía independiente?

—Le deseo el mayor de los éxitos, ojalá logre ser candidata. No obstante que ella es esposa de quien emprendió fuerte la persecución en mi contra, y ella participó también, yo le di mi firma porque no podemos ir caminando con odios y resentimientos.

¿Por qué le dio su firma a Margarita Zavala?

—Quise dar una muestra de esa civilidad política, de esa cortesía. No me lo pidió, yo fui a un módulo y di mi firma. A los pocos días Margarita me escribió un mensaje de WhatsApp agradeciéndomelo.

Ésta es la primera vez que yo digo a pregunta expresa cuál es mi posición personal frente a Margarita, le tengo afecto, respeto, la reconozco por su trayectoria panista.

¿Usted cree que para Margarita Zavala, el ex presidente Felipe Calderón es un lastre?

—La pregunta no me gusta, pero la honestidad de mi respuesta es que sí. Creo que le pesa mucho a Margarita, y no es una opinión prejuiciada por ese diferendo personal con él.

Felipe Calderón tiene una personalidad política que resta a Margarita. Lo que representa Calderón para Margarita, lamentablemente es peso muerto.

Pero que Margarita tenga como peso muerto a Felipe Calderón, no es impedimento para que gane.

¿Qué opina de José Antonio Meade, precandidato de la coalición PRI-PVEM-PANAL?

—Tengo una buena opinión de él en lo personal, como profesionista, reconozco su experiencia acumulada en varios sexenios y que ha sido cinco veces secretario de Estado.

Creo que, como ya dije, que a Margarita le pesa Felipe Calderón, a José Antonio Meade le pesa la marca que lo reviste ahora, sin duda que el PRI tiene una carga de desprestigio muy fuerte y ese es su peso muerto.

Tiene un peso muerto que es el PRI, eso es innegable.

¿Es un tropezón que Anaya haya jugado como presidente del PAN encaminándose para la candidatura presidencial?

—No lo sé de cierto, como decía Jaime Sabines: ‘Porque no lo viví’. No sé cuánto le pese, pero algo le habrá de pesar porque ha trascendido a la opinión pública.

¿No hay una incongruencia de su parte, apoyar a diversos candidatos de varios partidos?

—No es incongruencia, lo he predicado desde siempre: los mejores deben estar en la responsabilidad de conducir el destino de México.

Comentarios