Se encuentra usted aquí

Asilo San Antonio, la familia de los ancianos olvidados

Con el paso del tiempo los años, las canas, las arrugas y las manchas en la piel delatan que la vejez ha llegado, que la juventud se ha marchado, pero sobre todo que el cúmulo de las experiencias vividas los ha convertido en adultos en plenitud merecedores de una vida digna.
Compartir
foto: Archivo El Universal SLP
25/02/2018
10:43
Nancy Lizet Hernández
San Luis Potosí, SLP
-A +A

Dicen que llegar a la tercera edad es como volver a la infancia, la inocencia del alma llena los corazones de quienes están a su lado, los ojos se convierten ventanas del alma que muestran la felicidad o tristeza que viven. 

Lamentablemente la falta de conciencia en la sociedad aún es mucha, y ante la incapacidad por la edad avanzada para realizar algunas actividades lleva a que los ancianos vivan una vejez en soledad. 

Eduardo Tessier, es el encargado del asilo San Antonio de San Luis Potosí, con tristeza relata que la mayoría de los adultos que viven en esta vieja casona ubicada en el centro histórico aparentemente han sido olvidados por sus familiares y lo único que tienen es el cariño que les brindan los voluntarios que diariamente les ofrecen  alimentos, juegan con ellos y los bañan y cambian como si fuesen niños. 

4.jpg

Este asilo desde hace catorce años se ha convertido el hogar de muchos ancianos que en condiciones de abandono son canalizados por el dif estatal o municipal; también existen casos en los que los familiares ante "la falta de tiempo para cuidar de sus adultos mayores" recurren a este tipo de albergues. 

"Damos servicio a todo el adulto mayor que no tenga familia, lo canaliza el dif estatal y municipal, les damos el cuidado y todos los servicios hay personas que si tienen familia pero es como si no tuvieran, se les olvida y pasan meses y no vienen ni a verlos"

10.jpg

Actualmente el asilo San Antonio atiende a 24 adultos entre hombres y mujeres, esta gran familia busca sus propios recursos a través de un bazar y una miscelanea para lograr solventar los gastos de servicios básicos del inmueble. Afortunadamente por su trayectoria en esta labor se han ganado el apoyo de benefactores que realizan donativos en especie para mejorar la calidad de vida de los abuelitos. 

Aunque son pocos, los voluntarios tienen la convicción de brindar calidez a cada adulto mayor, mientras llenan las horas entre manualidades, tardes de cine, baile y todo tipo de actividades que los invita a sentirse activos y a sumar años a su vida. 

En este lugar los ancianos son los protagonistas, la premisa es brindarles cariño y protección a cambio de sonrisas y besos. El cuidador relata que aunque es triste ver como los adultos mayores son rechazados y olvidados, es preferible que los lleven a estos lugares donde se les da la atención que requieren, pues en ocasiones en sus hogares permanecen en descuido, sin ser aseados y en el peor de los casos hasta sufriendo maltratos. 

5.jpg

"La mayoría de la gente dice el pretexto de que no pueden cuidarlos entonces buscan en donde se les puede atender, por eso nosotros para eso estamos para poder cuidarlos"
 

Compartir

Comentarios