24 / mayo / 2022 | 06:39 hrs.

Choferes con extensas jornadas ponen en riesgo la vida de los trabajadores

Durante el 2018, los accidentes de transporte de personal tuvieron un repunte de un 50% en comparación al año anterior.

Foto: Archivo El Universal San Luis Potosí.
Cartera 23/07/2019 07:43 Nancy Lizet Hernández San Luis Potosí, SLP. Actualizada 07:48

De acuerdo a la información de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (AMOTAC),  en un mes se suscitan hasta seis o más accidentes de tránsito en los que unidades de transporte de personal están involucrados, muchos de estos con resultados mortales. 

Este lunes, trabajadores de la empresa Valeo fueron sorprendidos en un trágico accidente que dejó nueve personas con heridas graves.

Apenas el sábado pasado se registró un accidente donde un camión que transportaba personal se impactó contra un camión en el eje 102 sobre la carretera 57,  dejando al menos cinco heridos de gravedad. 

Asimismo, en marzo se hizo viral un accidente que quedó grabado por los propios pasajeros, el cual ocurrió sobre la carretera 57 a la altura del municipio Santa María del Río donde un tráiler embistió la unidad, ocho pasajeros presentaron considerables heridas.

Verificaciones sin resultados 

El vicepresidente de la Canaco Servytur, Juan Servando Branca, dijo que ante el crecimiento de la zona industrial y la alta demanda del servicio de transporte de personal, se ha incrementado el número de empresas que ofrecen este servicio en la zona metropolitana de San Luis Potosí, sin embargo, reconoció que existen casos que tienen que ver con las extensas jornadas de los choferes.

Del mismo modo, trabajadores de la zona industrial confiesan que aunque las unidades en su mayoría son modernas, las condiciones en la que trabajan los chóferes no siempre son las adecuadas.

“Por ejemplo, a nosotros mismos nos toca ver que los choferes van cansados, pero nos damos cuenta en camino, (...) hay botones de pánico pero pues es la misma empresa la que debe evitar esto”, señaló trabajador. 

Mario tiene poco menos de un año en su actual trabajo en el que es operador, comenta que las jornadas en ocasiones son corridas y cuando existe oportunidad, los descansos son de tres a cuatro horas, esto por la alta demanda y poco personal.

“Empiezo la ruta, por decir, para recoger a los que salen de noche a las 10 y acabo por las comunidades más lejanas como a la 1,  (...)  a las 5 ya hay que estar empezando para ir a la ruta matutina”.

Sobre las verificaciones reconoce que han sido pocas y muy poco útiles, ya que la empresa los alerta para evitar sanciones.

“Si vienen a revisar nos dicen, o en ese rato dicen que mejor nos regresemos porque hay auditoría, y cuando no, pues hasta nos dicen que si aguantamos otra ruta”.

[email protected]

 

 

Comentarios