18 / enero / 2022 | 12:49 hrs.

Así se diagnostica a una persona con esquizofrenia

Las personas que padecen esquizofrenia presentan ideas delirantes de diversa índole; algunos pacientes creen que alguien los persigue, que alguien puede modificar o leer sus pensamientos, entre otros.

La esquizofrenia es una enfermedad mental crónica, degenerativa y poco comprendida. (FOTO: Especial)
Ciencia y Tecnología 12/04/2018 18:29 Ciudad de México El Universal Actualizada 18:29

Los pacientes con esquizofrenia tienen alteraciones del pensamiento: delirios, alucinaciones, validan situaciones que están fuera de la realidad.

La esquizofrenia es una enfermedad crónica, degenerativa; afecta muchas de las capacidades de la persona que le impiden entender al mundo de la forma que es correcta, cambia algunos de sus procesos de su cognición, tienen pensamientos y experiencias que pueden ser muy individuales”, explicó el doctor José Mendoza Velásquez Coordinador de Investigación en el Departamento de Salud Mental y Psiquiatría de la UNAM.

Puede presentarse a cualquier edad, sin embargo, el rango de tiempo en el que la mayoría de los pacientes presentaron el primer brote psicótico es entre los 15 y 25 años.

Para diagnosticarla se toman en cuenta varios condicionantes como la genética, el contexto en donde se desarrolla el individuo (laboral, familiar, escolar), el uso de drogas o causas físicas que posibilitarían el brote de la enfermedad.

Sus manifestaciones
Las personas que padecen esquizofrenia presentan ideas delirantes de diversa índole; algunos pacientes creen que alguien los persigue, que alguien puede modificar o leer sus pensamientos, que alguien está enamorado de ellos o, por inexplicable que parezca, que ellos son alguien más.

“Dentro de las fallas de la percepción, la consciencia del estímulo está modificada por la enfermedad; la consciencia da respuesta a algo que se ha percibido. En el caso de las alucinaciones hablamos de casos más complejos”, comentó el doctor Mendoza Velásquez.

Las alucinaciones pueden ser visuales y auditivas, siendo estas últimas las más frecuentes; los pacientes refieren que escuchan voces, sin necesidad que se encuentren personas dentro de su contexto inmediato, las cuales pueden atender a ideas diversas, como el llevar a cabo una acción específica.

La prevalencia de delirios y alucinaciones por un lapso mayor a los seis meses y la inexistencia de una enfermedad o trastorno anterior, se vuelven dos aspectos fundamentales para considerar un posible caso de esquizofrenia, pues existen otros padecimientos en donde también se presentan alteraciones de la percepción y el pensamiento.

La comprensión de los demás también es fundamental para enfrentar la enfermedad. “La esquizofrenia al tener cambios en el proceso del comprender el mundo es una de las enfermedades más juzgadas. El predominio de un estigma es ignorancia, el no entender una enfermedad”, expresó el psiquiatra José Mendoza.

El diagnóstico temprano y el tratamiento psicofarmacológico adecuado permiten a los pacientes reintegrarse nuevamente a su contexto social y construir una nueva la realidad en donde la esquizofrenia coexiste, con la posibilidad de continuar con sus proyectos de vida.

***Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Comentarios