19 / enero / 2022 | 16:47 hrs.

Realizan en ISSSTE primera prótesis valvular aórtica sin cirugía

El procedimiento se llevó a cabo en 20 minutos, consistió en introducir el dispositivo por catéter a través de la arteria de la ingle hasta llegar al corazón para sustituir la válvula enferma por la artificial, que tendrá una vida útil de entre 10 y 15 años.

Foto: Archivo El Universal San Luis Potosí
Ciencia y Tecnología 18/10/2018 18:00 Sergio Marín San Luis Potosí, SLP. Actualizada 18:00

La primera válvula aórtica percutánea sin cirugía a una paciente de 78 años de edad, afectada por una estenosis valvular aórtica severa (obstrucción de válvula cardiaca por calcificaciones y colesterol), se llevó a cabo con  éxito en la Sala de Hemodinamia del Hospital General del ISSSTE en San Luis Potosí, que además del padecimiento cardiaco tiene comorbilidades de diabetes mellitus e hipertensión arterial y ha estado con deterioro funcional progresivo para realizar sus actividades de la vida diaria, por lo que era candidata ideal para este procedimiento de mínima invasión y avanzada tecnología.

Para dar a conocer este logro se ofreció una rueda de prensa por parte del delegado Alberto Rodríguez Jacob, junto al director del Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”, Alfredo Merino Rajme; el director del Hospital General, José Armando Hinojosa Villarreal; y el cardiólogo intervencionista Arturo Olvera.

Destacaron que como parte de un programa de capacitación se busca certificar estos servicios, en su red de Salas de Hemodinamia en el país, por lo que la colocación de esta primera válvula aórtica percutánea fue guiada por el doctor Merino Rajme, cardiólogo intervencionista experto en colocación de implantes valvulares aórticos transcatéteres (TAVI), representa un avance importante ya que en hospitales privados estos procedimientos tienen costos elevados.

De acuerdo al especialista tratante, Arturo Olvera Farías, miembro de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México, el procedimiento se llevó a cabo en 20 minutos, consistió en introducir el dispositivo por catéter a través de la arteria de la ingle hasta llegar al corazón para sustituir la válvula enferma por la artificial, que tendrá una vida útil de entre 10 y 15 años.

Precisó que la paciente reportó mejoría inmediata en la función cardíaca y se le salvó de riesgo de muerte súbita. Su expectativa ahora es que en 24 horas sea dada de alta y se reintegre a sus actividades con una mejor calidad de vida.

[email protected]

añ.

Temas Relacionados
ISSSTE válvula aórtica cirugía salud

Comentarios