02 / julio / 2022 | 02:41 hrs.

Metales pesados ponen en riesgo la existencia de la biznaga gigante potosina

Investigadores del IPICYT evalúan afectación sobre la cactácea y peligros para su consumo.

Foto: Especial
Ciencia y Tecnología 21/01/2020 14:33 Sergio Marín San Luis Potosí, SLP. Actualizada 14:33

Metales pesados como cadmio y zinc, comúnmente derivados de minería, así como desechos industriales o de fertilizantes, pueden afectar algunas cactáceas, como la biznaga gigante potosina (Echinocactus platyacanthus), y a los microorganismos asociados a ellas, reveló Nguyen Esmeralda López Lozano, investigadora cátedra-Conacyt adscrita al IPICYT.

Apuntó que junto a un grupo de estudiantes evaluaron la afectación que estos dos metales tienen en las comunidades microbianas asociadas al cactus, conocido coloquialmente como “biznaga burra”, que es una cactácea gigante que se desarrolla en todo el desierto potosino, científicamente llamada Echinocactus platyacanthus.

La investigadora señaló que esta planta ha resultado ser altamente resistente a diferentes tipos de estrés, pero su población es amenazada por la extracción para producir el dulce de acitrón y para usos ornamentales.

“En esta investigación descubrimos que esta planta tiene un alto potencial de acumulación de metales pesados en sus tejidos, por lo que ser consumida por animales y personas podría implicar un riesgo a la salud, y son justamente los microorganismos asociados a ella los que parecen estar encargados de modular la respuesta de la planta ante la presencia de estos metales, de tal manera que logra resistir concentraciones moderadas de los metales sin verse afectada”, explica la doctora en Ciencias por la UNAM.

López Lozano señaló que se pensaría que la toxicidad es directa, pero con base en la investigación se ha demostrado que primero hay cambios físicos químicos en el suelo, los cuales afectan en primera instancia a las comunidades microbianas asociadas a las raíces de estas plantas, que son mucho más sensibles que la planta en sí.

La investigadora de la División de Ciencias Ambientales explica que este tipo de estudios permitirá en una segunda etapa desarrollar conocimiento para entender los mecanismos de adaptación de las comunidades desérticas a los cambios en los suelos, producto de la actividad humana, y cómo afectan procesos tan esenciales como la fijación de nitrógeno, necesarios para la subsistencia.

 

apl

Comentarios