AMLO, el ‘banquero’

08/01/2020
10:21
-A +A

¿Quién lo iba a decir? Andrés Manuel López Obrador quiere convertirse en ‘banquero’. El Presidente de México planea poner más sucursales de bancos que las que tienen, por separado, las dos instituciones financieras más importantes del país: BBVA y CitiBanamex. 

A través del Banco del Bienestar, el gobierno de la autodenominada Cuarta Transformación planea construir en los próximos dos años un total de 2 mil 700 sucursales bancarias para dispersar los apoyos de sus programas sociales.

Esta cifra, si bien es menor a las 13 mil unidades que en septiembre pasado prometió para el banco que dirige Rabindranath Salazar, va a requerir una inversión de 10 mil millones de pesos, según lo que dijo el lunes el Presidente. 

Sin embargo, dicha estimación está muy por debajo de lo que realmente cuesta construir una sucursal. Datos de la Asociación de Bancos de México dan cuenta de que el costo de una unidad pequeña o mediana es de entre 10 y 12 millones de pesos, lo cual incluye el terreno, la infraestructura tecnológica y de seguridad, y los recursos humanos. 

De esta forma, el estimado de 3.7 millones de pesos por unidad que, según el Presidente, costarán las sucursales del Banco del Bienestar es tres veces menor al de los bancos comerciales, que algo deben de saber del negocio y del despliegue de infraestructura. 

Esta información ya se la hicieron llegar a Andrés Manuel López Obrador vía su enlace con empresarios y jefe de Oficina, Alfonso Romo, pero al parecer hizo caso omiso. El propio Romo le dijo que a través de un software y aplicaciones móviles es la mejor forma de llevar servicios financieros y dispersar el dinero, como se hace en otros países subdesarrollados. 

Esto fue apenas a finales de año pasado y tan pronto inició el 2020, el Presidente –como es su estilo– madrugó a todos al anunciar que van, ya no las 13 mil sucursales, pero sí dos mil 700, cuyo costo real será cercano a los 30 mil millones de pesos, según la experiencia de la banca comercial. 

Otro tema que parece imposible son los tiempos: ningún banco ha logrado construir mil 350 sucursales en un año, a pesar de la experiencia que tienen. El Presidente va a encargarle esta tarea titánica a la Secretaría de la Defensa Nacional y luego la dispersión de los recursos también. Esa sí que será una ‘misión imposible’ para el Ejército mexicano. 

Y de colofón, lo que los bancos y Romo le han transmitido al Presidente es que la tendencia mundial va al revés: hacia una menor dependencia de las sucursales físicas y un mayor uso de la banca electrónica y las aplicaciones móviles para hacer transacciones, tales como el CoDi que se anunció con bombo y platillo durante la Convención Bancaria del año pasado, a la que Andrés Manuel López Obrador acudió y celebró. 

Lo que sí es que los bancos no están dispuestos a extender su red por mandato presidencial. No pueden hacerlo porque sus consejos de administración y accionistas se los impiden. “No vamos a poner más sucursales de las que nos da el negocio”, me dijo un banquero. 

Quizá por eso el Presidente se fue por la libre y dejó de lado la propuesta de su jefe de Oficina y de los representantes del sector. La última oportunidad para intentar convencer a Andrés Manuel López Obrador serán los próximos 12 y 13 de marzo, cuando se lleve a cabo la Convención Bancaria del 2020.

¿Lo lograrán convencer o será otra ‘misión imposible’?  

Demandan a SHCP de Peña 

En un suceso del que todavía no se tienen precedentes, la compañía Integradores de Tecnología interpuso hace un par de semanas una demanda contra el Estado Mexicano por los daños que ocasionó el gobierno de Enrique Peña Nieto a la empresa de Grupo Altavista, de Ricardo Orrantia, calculados, de entrada, en la pérdida de contratos por alrededor de 10 mil millones de pesos que se habrían obtenido mediante licitación pública.

La demanda es contra la secretaría de Hacienda, encabezada en ese entonces por Luis Videgaray, pues es el máximo ente responsable del concurso licitatorio con el que, en 2016, se adjudicó el Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA) a SixSigma Networks de Sergio Rosengaus y María Asunción Aramburuzabala, a pesar de que Integradores de Tecnología era la única firma que cumplía con los requisitos de Ley para su implementación. 

En aquel procedimiento, para asegurar desde la autoridad hacendaria la adjudicación de PITA a SixSigma, Grupo Altavista y su subsidiaria Integradores de Tecnología fueron objeto de 22 procedimientos de Auditoría o Revisión por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en los que se recurrió incluso a medidas como el congelamiento de cuentas o cancelación de sellos digitales, pese a que no se detectaron irregularidades en la contabilidad o cumplimiento fiscal de las empresas.

Los dichos de Durazo 

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, aseguró que en el equipo cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador no hay funcionarios coludidos con el crimen organizado, sin embargo, sí existen altos mandos que al parecer no cumplen con lo dicho por el funcionario de la 4T. 

Este es el caso del director general de administración del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, Óscar Moreno Villatoro, quien fue investigado por presuntos vínculos con la delincuencia, así como su cercanía con el extitular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna, tal como se lo dimos a conocer en este mismo espacio el 20 de diciembre de 2019. 
 

Comentarios