28 / octubre / 2021 | 08:25 hrs.

Apabullar, humillar y regresar la Copa Oro a las vitrinas

Gerardo Velázquez de León

Es tiempo de que la Selección Mexicana regrese a la hegemonía de la zona; lo dijo el 'Tata', es un torneo que tienen la obligación de ganarlo

Por un lado van los grupos A y B y por el otro el C y el D. Esto quiere decir que en la Copa Oro 2019, como siempre lo hacen pero que últimamente se les ha frustrado, el camino está para que México y Estados Unidos jueguen la final en el estadio Soldier Field de Chicago el 7 de julio.

Es un descaro y una falta de respeto observar la manera como conformaron los grupos los funcionarios de la Concacaf, sin sorteo, como se les pegó la gana con tal que sus intereses económicos no fueran tocados por el azar.

La Selección Mexicana jugará en el Grupo A, junto con Cuba, Canadá y Martinica, algo que si fuera un torneo de beisbol, hockey sobre hielo o una carrera atlética, sería preocupante, pero en futbol deben arrasar con esos rivales.  

En el Grupo B, el del cruce de México hasta semifinales están ubicados Costa Rica y las “poderosísimas” selecciones de Bermuda, Nicaragua y Haití, tres dignos representantes del inframundo futbolístico.

Es decir, para la selección de Gerardo Tata Martino la Copa Oro comienza en las semifinales, en Phoenix, con el posible partido contra Costa Rica, un combinado que ahora dirige Gustavo Matosas y que se encuentra en plena transformación y recambio generacional. 

Del otro lado está todo organizado para que Estados Unidos llegue a Chicago. En el Grupo C se encuentran HondurasEl SalvadorJamaica Curazao, y si bien el grupo de Estados Unidos podría definirse como el más complejo, tampoco debe tener inconvenientes. Junto a la selección estadounidense están Panamá, Trinidad y Tobago y Guyana. Entre estos ocho equipos estará el otro finalista, es decir, Estados Unidos o Panamá.

Es tiempo de que la Selección Mexicana regrese a la hegemonía de la zona; lo dijo el Tata, es un torneo que tienen la obligación de ganarlo, para el crecimiento está la Copa América, a la que seguramente regresará el equipo mexicano en  2020 en la sede conjunta entre Argentina y Colombia.

Han existido 14 ediciones de Copa Oro y de esas la selección ha ganado siete, Estados Unidos seis y Canadá una. Es decir, no han dominado el área y de todos esos torneos solamente en cinco se han enfrentado mexicanos y gringos en la final, pese a que siempre intentan ponerlos en el último partido. 

Es un torneo que estorba, pero al que pertenece México. Por eso debe ser ahora el momento de fulminar a sus rivales, de humillarlos y ganar sin contratiempos. De golear a los débiles y enfrentar a los de mejor nivel con la seriedad requerida. Hace dos años fueron con equipo alternativo y fue un desastre, perdiendo la semifinal contra Jamaica en Pasadena. 

El futbol mexicano no debería perder nunca una Copa Oro, por más que salgan los defensores de los lugares comunes, “hay que respetar al rival”, “en el futbol hay accidentes”, “la pelota es redonda”, “cada equipo representa un grado de dificultad” y una lista larga de sandeces que se dicen para defender un torneo muy incómodo para la Selección Nacional, que quita muchísimo si no lo ganan y si lo hacen, sería lo normal.

@gvlo2008