23 / octubre / 2021 | 01:11 hrs.

Cofepris pone en riesgo la salud

Raúl Rodríguez Cortés

Algo huele muy mal en la Cofepris y ese algo podría poner en riesgo la salud de miles. Por lo pronto ya hizo rodar la cabeza de Marcos Laureano Solís Leyva, encargado de la Comisión de Autorización Sanitaria de ese organismo del sector salud.

Vámonos por partes:

Muy sigilosamente, la Secretaría de Salud federal consiguió la libre importación de medicamentos en nuestro país. Empujados por José Alonso Novelo Baeza, presidente de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), los remiendos a la Ley General de Salud y al Reglamento de Insumos para la Salud, fueron aprobados por el Congreso.

La justificación fue que, de esa manera, se podría convocar a una licitación internacional para la primera compra centralizada de medicamentos que coordina la Secretaría de Hacienda con el argumento de que hay claves (medicinas) en las que la industria farmacéutica nacional no tiene capacidad de cobertura.

El jueves 28 y el viernes 29 de marzo pasados, el Diario Oficial de la Federación publicó el acuerdo que establece las disposiciones generales para la libre importación de medicamentos y su entrada al país.

Con ellas se pretende reconocer la equivalencia de la normativa mexicana con los requisitos, pruebas y procedimientos de evaluación que exigen autoridades sanitarias extranjeras a empresas de una lista de países evaluados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para obtener lo que denominan precalificación, protocolo éste surgido en 2011 para la producción de medicamentos para tratar el VIH-SIDA, la tuberculosis y el paludismo.

Pero aquí empiezan las dudas, pues si bien la Cofepris está autorizada a realizar visitas de revisión a las instalaciones de las empresas precalificadas por la OMS, se está reconociendo de entrada la equivalencia en calidad y efectividad de las medicinas por ellos producidas.

Y resulta que las agencias sanitarias europea (EMA) y estadounidense (FDA) han detectado malas prácticas de algunas de esas empresas, en detrimento de la seguridad y la calidad de sus productos. Enumero varios casos: 1. La FDA emitió en 2016 una alerta de “Emcure Pharmaceuticals” por malas prácticas de fabricación en su planta de la India; 2. La EMA recomendó en 2009 la suspensión del registro sanitario del “Rimonabant", de "Cipla Ltd” por riesgos asociados al medicamento; 3. El Centro para el Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos de Cuba recomendó, también en 2009, la prohibición de ese mismo medicamento en todo su territorio; 4. La FDA emitió en 2018 seis recomendaciones a “Sun Pharmaceutical Industries Ltd” por deficiencias en los procesos de su planta de manufactura que derivaban en la presencia de microorganismos en sus medicamentos; 5. La filial de la estadounidense de “Sun Pharmaceutical” retiró el 2 de agosto de 2018 más de 2 mil 500 cajas de metformina hidroclorotiasida por la presencia de un agente extraño en su lote.

Por otra parte, la remendada normativa mexicana para la libre importación de medicinas, no ofrece piso parejo para las farmacéuticas mexicanas. Los procesos de registro sanitario para las empresas de nuestro país tardan en ser otorgados entre ocho meses y un año y medio.

Pero el viernes 29 de marzo, ante los participantes internacionales en la licitación de marras, el comisionado Novelo Baeza les ofreció ajustar a dos meses el tiempo promedio del proceso, lo que resultó injusto, o por lo menos impracticable, a quien autoriza, el encargado Solís Leyva, quien renunció el martes.

¿Qué quiere decir todo esto? 1. Que se simplifican los registros para medicamentos extranjeros a fin de acelerar la importación sin ser más exigentes con la calidad y efectividad del producto; y 2. Que la simplificación de procesos para medicamentos nacionales no fue considerada, en detrimento de una mayor y más sana competencia, así como de mejores precios.
¿Otra laguna de la 4T?

Instantáneas:

1. ACLARACIÓN. Ante el rumor que creció cual avalancha de que el doctor José Narro Robles fue a tocar base con el presidente Carlos Salinas, el equipo de comunicación del candidato a la presidencia nacional del PRI jura y perjura que esa reunión nunca ocurrió.

2. CHILAQUILES EN PALACIO. Mientras desayunaban un buen plato de chilaquiles en Palacio Nacional, AMLO y Ricardo Monreal repasaron algunos pendientes legislativos. El líder de la Junta de Coordinación Política del Senado aseguró al primer mandatario que en el periodo ordinario de sesiones que termina el próximo 30 de abril, sacarán adelante la reforma laboral. También podría sacar lo de la eliminación del fuero que deber pasar por la Cámara de Diputados. Para el periodo extraordinario que ya se ve venir quedarán los cambios a las leyes secundarias de la reforma constitucional que creó la Guardia Nacional.

3. DESPLOME Y LODO. La guerra de lodo que entre morenistas se ha desatado en Puebla llegó al terreno de las descalificaciones personales. Alejandro Armenta, frustrado aspirante a la candidatura morenista, fue exhibido en unos audios en los que se refiere al candidato Luis Miguel Barbosa como “incapacitado” (recuérdese que le fue amputada una pierna) y casi ciego (consecuencia de la diabetes que llevó a la amputación). Pero Barbosa se hace daño solo. Después del escándalo que desató la propaganda donde abraza a una mujer que está de espaldas pero que sugiere se trata de la extinta exgobernadora Martha Érika Alonso, sus preferencias han caído. Esto de acuerdo con sondeos hechos en redes sociales que aseguran que cayó de 42.3 a 34.7 por ciento mientras que el aspirante panista-perredista Enrique Cárdenas subió de 21.4 a 28.7 por ciento.

 

rrodriguezangular@hotmail.com
raulrodriguezcortes.com.mx
@RaulRodriguezC