El apagón de injusticia

04/06/2020
11:24
-A +A

El 25 de mayo de 2020 un policía de la ciudad de Minneapolis apagó para siempre la vida del afroamericano George Floyd, quien en ningún momento opuso resistencia al momento de ser detenido. Con su cara contra el pavimento le advirtió al oficial: “Por favor, no puedo respirar”, pero éste simplemente lo ignoró, hasta que Floyd dejó este mundo, pero dejó tras de sí un latido que está cimbrando cada vez más fuerte a la sociedad norteamericana.

Las protestas (pacíficas y violentas) se han multiplicado por todo el país. Las comunidades están uniéndose para exigir justicia por George, y para que, de una vez por todas, se detengan las detenciones arbitrarias y asesinatos de negros a manos de la policía. Las marchas están conformadas por negros y blancos hartos de enfrentar otra vez el mismo crimen, pero con otro nombre, siempre a manos de un blanco. Niños, jóvenes, mujeres, hombres; enormes olas de gente de distinta procedencia se están uniendo como una misma voz.

Mientras tanto, y con tintes dictatoriales y completamente egocéntricos, Donald Trump se atrevió a tuitear “D.C. no tuvo problemas anoche. Muchos arrestos. Buen trabajo de todos. Fuerza abrumadora. Dominación. Asimismo, Minneapolis estuvo genial (gracias president Trump)”. Estas palabras (además de reflejar la nula capacidad de abstracción y expresión de un líder mundial) reflejan la total falta de empatía que este señor tiene para con sus compatriotas, los que exigen más dinero en salud pública y educación, pero él prefiere invertirlo en armamento y policías.

Enojado por haber sido fotografiado bajo resguardo en un búnker de la Casa Blanca (y también por usar cubrebocas), Trump sigue aplaudiendo el uso de la fuerza. Está claro que si usa palabras como “dominación”, frente a los manifestantes, lo único que le preocupa es reflejar una fortaleza que por sí mismo no tiene.

Una vez más vemos un país entero enfrentado a su Presidente. El 2 de junio se ha usado la etiqueta #blackouttuesday (“martes de apagón”, pero con juego de palabras en inglés) para mostrar la solidaridad con la comunidad negra. Ciudadanos, artistas, empresas, asociaciones; cualquiera con actividad productiva, cultural, etc,. ha “apagado” este martes sus redes sociales en muchos países del mundo para exigir que los cambios respecto a la violencia lleguen, que no haya más muertes injustas.

Quizá sea poco apropiado decir que la muerte de George Floyd es una más, porque es de temer lo que puede pasar en Estados Unidos si llega a suceder otra vez.

"Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Soy lectora, vinófila, ciclista y peregrina jacobea."

Comentarios