17 / enero / 2022 | 09:49 hrs.

El día que una masacre se convirtió en atractivo turístico

Raúl Rodríguez Cortés

Mire a lo que hemos llegado. En la reciente festividad de muertos tuvo gran éxito y mucha demanda en Allende, Coahuila, lo que se publicitó como un “espectacular recorrido turístico de Halloween”. Se trató de visitas guiadas por las ruinas de las casas y ranchos donde el cártel de Los Zetas perpetró en marzo de 2011 una de las más brutales masacres de las que se tenga registro en el país.

A esta columna llegaron expresiones de repudio de los pobladores de esa localidad coahuilense ubicada al sur de la fronteriza Piedras Negras, especialmente contra el presidente municipal Antero Alberto Alvarado Saldívar, por haber permitido y tolerado semejante apología de la violencia criminal del narcotráfico.

Eran las siete de la noche del 18 de marzo de 2011 cuando un grupo de al menos 60 sicarios de Los Zetas derribó con una camioneta el portón principal del rancho Los Garza. Su dueño, Luis “La Güiche” Garza y sus matones Alfonso “Poncho” Cuéllar y Héctor “El Negro” Moreno, eran parte de la organización criminal cuyos cabecillas, los hermanos Miguel Ángel Treviño “El Z-40” y Omar Treviño “El Z-42” los acusaron de traición por haberles robado diez millones de dólares producto de la venta de droga y filtrado información a la DEA.

La venganza de los Treviño (a la postre detenidos en 2013 y 2015, respectivamente), se prolongó durante cuatro días. Los Zetas arrasaron con todo y con todos los relacionados con los Garza, así como con innumerables víctimas inocentes. Destruyeron con trascabos 32 casas y masacraron personas sin que la policía municipal interviniera. La versión oficial consignó 26 desaparecidos, pero algunos testimonios de los pobladores de Allende hablan de hasta trescientos.

En la etapa más álgida de la guerra contra el narco desatada por Felipe Calderón, aquellos hechos fueron silenciados. De ellos se supo hasta 2014, cuando el entonces gobernador Rubén Moreira anunció que se abriría una investigación y luego en 2016, cuando el periodista Diego Osorno documentó lo ocurrido y recopiló testimonios de familiares de las víctimas.

Sobre aquel terrible episodio, Netflix produjo la serie “Somos” que se estrenó el pasado 30 de junio y cuenta la masacre de Allende desde la perspectiva de las víctimas.

El siniestro recorrido nocturno por casas reventadas y ranchos abandonados, avalado por Antero Alberto Alvarado Saldívar (munícipe llegado al poder en 2018 por una alianza entre el PAN y el partido local Unidad Democrática de Coahuila) convocó a visitantes de Piedras Negras, Zaragoza, Nava y otras localidades del estado. Fue organizado por una empresa que en el nombre lleva su desvarío: Equipo Paranormal, la que en sus redes sociales marcaba el itinerario: “Iniciaremos en la Textil, luego el Rastro, el Panteón y las casas abandonadas donde murió mucha gente en la Masacre de Allende”.

Solo faltaba que ofrecieran como atractivo turístico un operativo antidrogas o una ejecución. Como en los tiempos más decadentes del imperio romano.

De las autoridades podría uno esperar eso y peores cosas, pero nosotros qué, ¿ya somos una sociedad de cínicos?

Instantáneas:

1. LOZOYA, OTRA CUENTA. Una de las razones por las que se decretó prisión preventiva justificada a Emilio Lozoya fue que dispone de los contactos y recursos para darse a la fuga. En la audiencia presencial del miércoles, la FGR y la UIF dieron a conocer una nueva cuenta con dos millones de euros que le encontraron al exdirector de Pemex. Está en el Newbank, en Liechtenstein, y sus recursos fueron transferidos a través de Zecapan, S. A., con sede en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, empresa que recibió los recursos de una offshore creada por la constructora Odebrecht para el pago de sobornos. Entre febrero y marzo de 2014 la cuenta bancaria de Zecapan recibió 5 millones 951 mil dólares, el 14 de noviembre de ese mismo año fueron cambiados por 4 millones 517 mil euros y una semana después se llevó a cabo una transferencia de 2 millones de euros a la cuenta de JF Holding, S. A., de la cual Emilio Lozoya era accionista.

2. ENDURECIMIENTO. A propuesta del grupo parlamentario del PRD, el Senado aprobó endurecer las sanciones para quien adultere, falsifique, contamine o altere medicamentos, fármacos y vacunas como las destinadas a la atención de la pandemia de la Covid19. El dictamen aprobado se reforma la Ley General de Salud y establece sanciones de hasta 15 años de prisión y multas que podrían ascender a los ocho millones 962 mil pesos. Las penas aumentarían un tercio si se trata de medicinas para atender pandemias graves.

3. TERNA. Se espera que en las próximas horas AMLO envíe al Senado la terna de candidatos a ocupar la vacante que dejará en la Corte a partir del próximo 11 de diciembre el ministro Fernando Franco. Según fuentes del Palacio Nacional, la terna está conformada por Loretta Ortiz Ahlf, Eva Verónica de Gyves y Bernardo Bátiz. Los tres son actualmente consejeros de la Judicatura Federal. Loretta Ortiz ya ha sido postulada dos veces para ministra de la Corte por el Ejecutivo Federal, mientras que De Gyves fue propuesta para encabezar la Fiscalía General de la República. Bernardo Bátiz, de 85 años, fue procurador de justicia de la ciudad de México. Este sería el cuarto ministro o ministra surgido de una propuesta de AMLO, de los once que conforman el pleno del máximo tribunal del país.