24/04/2021
09:25
-A +A

Hoy no hay un “líder moral” reconocido públicamente como tal, que englobe a toda la oposición frente a este inicio de campaña electoral. Sin embargo, es necesario contar con un líder integrador, que represente el rol de antagonista del proyecto oficial, que es el que impulsa el gobierno de la 4T.

Hay líderes de partido y líderes formales, pero no un antagonista del mismo peso que el líder moral de la 4T, que hoy busca sustentar y promover el voto de MORENA.

La aprobación del transitorio que la mayoría legislativa de MORENA obsequió al ministro Arturo Zaldívar para que continúe dos años más en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, siguiendo las instrucciones del presidente de la república, representa una emergencia que pone en crisis al Estado de Derecho, por la inconstitucionalidad implícita en este acto legislativo, por una parte, y además, por el posible sometimiento a los deseos del presidente López Obrador, que este regalo podría significar para el ministro Zaldívar si lo acepta, pues en política nada es gratuito: recibir regalos compromete.

Es difícil competir contra un partido dominante, como lo es hoy MORENA, que mantiene su fortaleza en el respaldado de un líder que, aun encabezando un gobierno con pésimos resultados, cuenta con la simpatía de grandes sectores de la sociedad por su carisma y por saber decirle a la gente lo que quiere oír.

Es incuestionable que la ciudadanía no está evaluando racionalmente, sino dejándose llevar por el fenómeno psicosocial, totalmente emocional, del liderazgo político que ejerce el presidente López Obrador.

Para generar contrapesos a un gran líder, es necesario la existencia de un líder antagonista del mismo nivel, pero con un proyecto radicalmente opuesto.

Hoy es fundamental considerar que se requiere de un rostro que subjetivamente represente ante el pueblo de México otra visión de futuro. Seguramente los hay, pero quizá no tienen la fortaleza requerida para enfrentar la emergencia de hoy.

El contrapeso definitivo frente al impacto destructivo de la 4T vendrá a partir de la formación de una nueva generación de líderes jóvenes, comprometidos con una nueva visión de país sustentada en desarrollo social, político y económico, pero ahora con una profunda convicción de responsabilidad social, para ayudar a salir de la marginación y la pobreza a un amplio sector de población.

Debemos reconocer que el neoliberalismo se olvidó de la gente vulnerable y cometió agravios. Sin embargo, la solución no está en la revancha que significa sacar del basurero de la historia a la “lucha de clases” que hoy encabeza la 4T, con su alto contenido de conflicto, que se deriva de revivir agravios.

México requiere de alternativas que puedan derivarse de una visión humanista. Es necesaria la creación de un nuevo modelo económico que promueva el desarrollo con compromiso social, para brindar oportunidades a quienes hoy están marginados.

Sin embargo, no habrá futuro si no respondemos con agilidad a los retos del presente. El reto de hoy es la contención del tsunami morenista, que con su afán de poder devora todo lo que está a su paso, aún con el riesgo de socavar la autoridad moral que sustenta al Estado de Derecho y que precisamente el gobierno federal debiese proteger.

En la oposición el único líder de amplio potencial que se percibe hoy en el horizonte es Dante Delgado, quien dentro de la oposición tiene poder de convocatoria a partir de su carisma, gran experiencia política e inteligencia.

Sólo alguien que fue muy cercano y además protagonista del fenómeno político que años después, en 2018, llevó al candidato López Obrador a la presidencia de la república, tiene la capacidad de convertirse en su antagonista.

¿Cómo olvidar en la elección del 2006 el rol de Dante en la creación de “la presidencia legítima” y la colocación de la banda presidencial?

Sólo quien logra ser tan cercano de un político, logra conocer las debilidades de quien fue su amigo y de quien fue su más cercano aliado y operador.

Sólo Dante, aun rechazando integrarse con su partido Movimiento Ciudadano a la alianza “Va por México”, se puede convertir en el líder moral de toda la oposición, pues el reto es salvar a nuestra democracia.

No formar parte del PRI, del PAN, ni del PRD, le puede convertir en un factor de integración alrededor de un bloque opositor multipartidista.

El talento político de Dante es innegable, igual que su carisma en público, adicionado esto con sus grandes dotes de orador, que fue el atributo que le ayudó a entrar en la política. Sin embargo, también posee gran carisma en las relaciones personales, lo cual le permite negociar con gran facilidad, generando confianza.

Él sí puede ostentarse como víctima del viejo sistema político, que lo mantuvo en la cárcel a partir de cargos judiciales que nunca pudieron ser comprobados.

Fue una víctima del presidente Zedillo, quien hasta el momento del rompimiento era su gran amigo y casi hermanos, después de haber sobrevivido ambos al desplome del helicóptero en el que viajaban, sobrevolando una comunidad veracruzana. Esto sucedió siendo Zedillo secretario de educación pública del gabinete salinista y Dante gobernador de Veracruz.

A la muerte del candidato Luis Donaldo Colosio, Dante renunció al cargo de embajador de México en Italia a pedido de su amigo, para tomar la operación de su campaña electoral para la presidencia de la república, por lo que dentro de la administración zedillista llegó a ocupar la procuraduría agraria.

Sin embargo, después de una confrontación entre ambos durante una junta del gabinete ampliado debido a discrepancias respecto a los programas que debían instrumentarse en Chiapas, vino la ruptura.

A partir de ello el presidente Zedillo pidió al gobernador de Veracruz, Patricio Chirinos, buscase elementos para encarcelar a Dante. En 1994 el gobierno del Estado de Veracruz le armó una acusación por malversación de fondos, por lo que estuvo preso durante un año y tres meses en el penal de Pacho Viejo, Coatepec, sin que pudieran comprobársele los cargos. No sólo fue absuelto, sino que además ganó una demanda por daño moral al estado mexicano, lo cual confirma que no fue encarcelado en apego a la justicia, sino por razones políticas.

Durante el tiempo que estuvo en prisión empezó a visualizar su proyecto político que derivó en la creación del partido Convergencia por la Democracia, que hoy es Movimiento Ciudadano. Al quedar libre logró consolidar este proyecto político con ayuda de sus amigos.

Si hay un ciudadano que hoy puede convertirse en la antítesis política del presidente López Obrador es precisamente Dante Delgado.

Dante se inició en la política en la misma época que Andrés Manuel López Obrador, bajo la presidencia de Luís Echeverría y la de López Portillo, en el mismo partido, el PRI.

Sin embargo, Dante evolucionó hacia una visión socialdemócrata, que es la izquierda que cree en el desarrollo económico con compromiso social.

Mientras hoy el gobierno de la 4T rescata la “lucha de clases”, que polariza y divide a los pueblos, la socialdemocracia, en contraste, es un modelo de gobierno que impulsa al estado a desarrollar la libre empresa, pero protegiendo los derechos de los trabajadores y tomando de los impuestos que paga el sector productivo, el dinero necesario para proteger a quienes viven en pobreza extrema y a la población vulnerable.

De este modo fue que el presidente de España, Felipe González, izquierdista socialdemócrata, ayudó a su país a colocarse entre las potencias europeas altamente desarrolladas y con alto nivel de calidad de vida para todos, bajando así al mínimo, en su tiempo, los niveles de pobreza.

Las próximas semanas, las de la campaña electoral, serán cruciales para salvar nuestra democracia y no hay tiempo para formar nuevos liderazgos. Se requiere con urgencia de un líder incluyente que hoy encabece a toda a la oposición.

¿Y a usted qué le parece?

Y POR CIERTO…

Es patético que Jaquelin Palmero, madre de Jael Uribe, jovencita que fue vista por última vez el 24 de julio del 2020 y después desapareció, haya empezado a recibir amenazas seguramente de los delincuentes que atacaron a su hija y que seguramente están coludidos con funcionarios del ministerio público donde se presentó la denuncia. Es evidente que a partir de la información inscrita en la carpeta de investigación los delincuentes la han ubicado para amenazarla a fin de que desista de su búsqueda de justicia.

En la reforma del poder judicial ¿estará incluida la protección de los datos personales de las víctimas y de quienes denuncian?

Al no atender este problema, se deja en estado de indefensión a las víctimas frente a sus agresores y esto desestimula las denuncias y genera impunidad, que a su vez fortalece el aumento de la delincuencia y la inseguridad.

 

Facebook: @Ricardo.Homs1
Twitter: @homsricardo
Linkedin: Ricardo Homs
Instagram: @ricardo.homs
www.ricardohoms.com

Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación AC.

Comentarios