17 / enero / 2022 | 09:33 hrs.

¿Entró la Familia Michoacana a la CDMX?

Héctor De Mauleón

A la noticia de la presunta captura del líder de la Familia Michoacana, en una camioneta de lujo en la Ciudad de México, le siguió el silencio

El lunes pasado circuló la noticia de que el líder mayor de la Familia Michoacana en el estado de Guerrero, Rodolfo Maldonado Bustos, conocido también como José Pineda, o Don José, había sido detenido en la colonia Nápoles, en la Ciudad de México.

Don José es una de las figuras que emergió tras la captura de Servando Gómez, La Tuta, como gran jefe criminal en la Tierra Caliente, en los límites de Guerrero y Michoacán.

En 2016 la PGR ofreció una recompensa de un millón y medio por su captura. En fechas recientes, el Cártel Jalisco Nueva Generación lanzó un cartel ofreciendo una recompensa de 5 millones a quien lo entregara “vivo o muerto”.

“Traicionó a Guillermo Abeja (El Güero) y a Francisco Vargas, alias Paquito, y rompió acuerdos con el CJNG”, se leía en el cartel.

Desde hace años son claros los indicios de la alianza que la Familia Michoacana, y en particular su líder, Jhonny Hurtado Olascoaga, El Pez, estableció con Don José, a fin de frenar las incursiones del Cártel Jalisco Nueva Generación en Arcelia, Totoloapan, Apaxtla, Ciudad Altamirano y Acapetlahuaya, entre otros municipios de Guerrero.

Don José se hallaba al frente de una organización criminal cuya presencia se había registrado en Tejupilco, Luvianos, Amatepec, Tlatlaya, Almoloya, Zacualpan, Tenancingo y Sultepec, en el Estado de México.

Gregorio Abeja Linares, El Güero Abeja, jefe regional de los Caballeros Templarios, fue detenido por militares en 2013. Tras su alianza con la Familia Michoacana, se detectó que Don José y su grupo se habían desplazado hacia el estado de Guerrero, para disputarle al Cártel Jalisco la zona amapolera y el control de las minas.

Don José y su jefe de sicarios, Luis Navarro Peñaloza, apodado El Zarco, desataron el terror en la región que habían llegado a dominar. Están relacionados con el asesinato de alcaldes y legisladores. Se ha comprobado su implicación en el asesinato de Ambrosio Soto Duarte y Abel Montúfar, y su guerra contra el grupo criminal conocido como Los Tequileros ha provocado muertes, zozobra y el abandono repetido de comunidades.

A la noticia de su captura, en una camioneta de lujo en la Ciudad de México, tras una persecución en la colonia Nápoles, le siguió el silencio. En Guerrero se extendió la noticia de que el detenido no era él, sino su hermano, Francisco Maldonado Bustos, alias Chico Maldonado.

Después de dar a conocer ambas detenciones, las autoridades de la Ciudad de México no confirmaron ninguna de estas versiones.

En agosto de 2019 un narcomensaje colocado junto a una bolsa con restos humanos en una calle de la Gustavo A. Madero habló de la presencia de la Familia Michoacana en la Ciudad de México: “Esto les va a pasar a todos los que se presten a la mamada”, decía el mensaje.

Dos años más tarde, en agosto de 2021, se anunció la captura de Jhovanny “N”, alias El Vani. En la Mercedes Benz en la que viajaba por calles de la alcaldía Álvaro Obregón, se encontró un arma calibre .380 y un kilo de cocaína escondido en una silla para bebé.

Se le ubicó como operador de la Familia Michoacana, relacionado con secuestros, extorsión, homicidio y tráfico de armas.

Por ese tiempo se detectó que en Iztacalco operaba un sujeto conocido como “Paco Pacas”. Su nombre: Francisco Javier Medina.

Según las autoridades, Medina estaba también relacionado con secuestros y extorsiones, y era uno de los principales traficantes de armas que introducía envueltas en pacas de ropa usada.

A Medina se le relacionó con la Familia Michoacana.

A mediados de octubre pasado, el empresario Eduardo Beaven Magaña sufrió un atentado en las inmediaciones del aeropuerto. Los encargados de asesinarlo eran parte de una célula —dedicada también al secuestro y la extorsión— que trabajaba para Geovanni Yannick Iriarte Martínez, El Alemán.

Trascendió que El Alemán se hallaba relacionado con Paco Pacas. Es decir, también se hallaba cerca de algún modo a La Familia Michoacana: en algún momento, este grupo criminal estuvo ligado al Cártel de Tláhuac, que dirigió Felipe de Jesús Pérez, El Ojos.

Algo debe significar el ruido que existe en la Ciudad de México alrededor de este grupo. Un grupo que impuso candidatos en tres entidades del país durante las pasadas elecciones y cuya presencia en los alrededores de la capital es incontestable.

¿Cayó Don José? ¿Cayó Chico Maldonado? ¿O quién?