La matan primero, la exhiben después

A Ingrid la siguieron agrediendo incluso después de muerte. Mientras no haya justicia y los niveles de impunidad se mantengan altos, los discursos y mensajes no resuelven nada.
17/02/2020
10:14
-A +A

Los vecinos cuentan que escuchaban constantemente gritos e insultos. Casi no la veían porque salía muy poco de su departamento y tenía prohibido recibir visitas. Su novio la maltrató, la amenazó, la aisló y finalmente la mató. Los detalles de la brutalidad con la que la asesinó los omito por respeto a ella y a su familia.

El agresor de Ingrid Escamilla ya había sido denunciado por violencia. Según confirmó Nelly Montealegre Díaz, subprocuradora de Atención y Servicios a la Comunidad, existía un proceso acusatorio en su contra iniciado por otra víctima.

A Erick Francisco “N” lo detuvieron cuando trataba de deshacerse de una bolsa con restos de Ingrid. Lo ingresaron en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial para darle atención médica especializada, porque descubrieron que estaba deprimido y quería quitarse la vida. Una consideración por parte de la autoridad que ya hubiera querido ella.

En contraste, a Ingrid la siguieron agrediendo incluso después de muerta. Las imágenes de su cuerpo en condiciones terribles fueron filtradas. Las difundieron en redes sociales y en algunos medios de comunicación.

La indignación creció. En un país en el que la violencia no deja de crecer, publicar imágenes de la saña con la que son asesinadas las mujeres es un agravio imperdonable.

La Secretaría de Gobernación exhortó en un comunicado a las autoridades, “en especial a las que tienen a su cargo los temas de seguridad pública y de procuración de justicia, para que tomen las medidas de protección, a fin de que nunca más se vuelvan a filtrar ilegalmente imágenes de las víctimas en este tipo de hechos, especialmente en los casos de feminicidio, y que se apliquen las debidas sanciones a los servidores públicos que resulten responsables”.

Un comunicado no basta. Tienen que realmente identificar a los que filtraron las fotografías y castigarlos de forma ejemplar. Sus discursos y mensajes no resuelven nada mientras no haya justicia y se mantengan estos niveles de impunidad. Mientras no sean capaces de proteger a las mujeres de este país, solo serán palabras huecas.

 

@PaolaRojas

Paola Rojas Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, cursó también la Maestría en Filosofía en la Universidad Anáhuac dónde además impartió las asignaturas de Antr

Comentarios