La Selección, fuera de la zona de confort

La Nations League saca al conjunto de Gerardo Martino de la zona de confort, porque por más pobreza futbolística que representa el adversario, es distinto estar en esta isla, sin las ventajas de jugar en los escenarios magníficos de Estados Unidos.
09/10/2019
10:06
-A +A

Hace 32 años que la Selección Mexicana no visitaba Bermudas, el pequeño y modesto estadio de Hamilton. La última vez, cayó 2-1 ante este equipo semiamateur. La Nations League saca al conjunto de Gerardo Martino de la zona de confort, porque —por más pobreza futbolística que representa el adversario— es distinto estar en esta isla, sin las ventajas de jugar en los escenarios magníficos de Estados Unidos.

Martino debe sacar provecho de estos partidos, hacer que sus jóvenes futbolistas —con los que está conformada la mayoría de este plantel— se curtan, entiendan lo que es jugar en el lejano Caribe y en una cancha en malas condiciones, con hostilidad. Incluso para el Tata será una nueva sensación. Ni con Argentina ni con el Barcelona había acudido a tan recóndito sitio a jugar un partido oficial. Eso es lo que hace llamativo a este duelo: observar el comportamiento fuera de lo acostumbrado, porque si bien el hotel donde se hospedarán es lujoso, nada tiene que ver con el entorno al que están habituados.

Bermudas se localiza, si hiciéramos una línea recta, paralelamente al este de Carolina del Norte, pero en el mar Caribe. Acaban de sufrir la entrada del huracán Humberto, que fue devastador; incluso, se nota quemada la naturaleza que —en otras épocas— seguramente es espectacular. Tiene una población de 65 mil habitantes y su vida es atender al turismo. Futbolísticamente, viven en la pobreza, y aunque tienen futbolistas en la Segunda División de Inglaterra, como el delantero Nahki Wells (Queens Park Rangers), el proyecto Goal de la FIFA —para desarrollar este tipo de países— por aquí pasó de largo, como en muchos otros sitios, a causa de la corrupta Concacaf en época de Jack Warner y Chuck Blazer.

Martino no tendrá tiempo, prefirió invertirlo en Morristown, Nueva Jersey, que llegar con anticipación a Hamilton, así que a pisar el campo y a hablar con los medios; al otro día, jugar el primer partido oficial que tendrá fuera de Estados Unidos al frente de la Selección Mexicana. ¿Riesgo? La última presentación fue envuelta en escándalos, entre un brunch de futbolistas y la goleada de Argentina, así que —ante la debilidad del rival— tiene la obligación de recuperar el camino y volver a entregar satisfacciones.

Son los rivales, Bermudas y Panamá, los ideales para recuperar a Héctor Herrera, Jesús Manuel Corona, Carlos Salcedo y Néstor Araujo, habituales en la Selección Nacional, pero con nivel fuera de lo acostumbrado. Pero también para que exploten Rodolfo Pizarro, Roberto Alvarado y Uriel Antuna, y por supuesto para empezar a foguear y asentar a Diego Lainez y José Juan Macías. Una convocatoria equilibrada y lógica, donde el gran estelar sigue siendo Hirving Lozano.

Partidos que pueden quitar mucho más de lo que te pueden dar. Una derrota contra estas dos selecciones sería un duro cuestionamiento a Martino. Son simplemente partidos que se deben ganar y con solvencia, personalidad, convencimiento de lo que desea el entrenador y llegar a noviembre sin turbulencias para volver a encararlos. 

 

@gvlo2008
[email protected]

Con más de 20 años de experiencia en medios de comunicación, es uno de los periodistas más críticos y directos en el deporte. Auténtico y con la firme convicción de decir la verdad.

Comentarios