Los aires de grandeza del dúo Gatell-Robledo

17/04/2020
09:26
-A +A

Dos funcionarios del gabinete presidencial han cobrado notoriedad en medio de la pandemia del coronavirus, aunque no necesariamente por sus aciertos en el manejo de la crisis de salud, e incluso de la económica. Son dos jóvenes cuyas aspiraciones políticas son igual de grandes que los retos que enfrentan actualmente en sus cargos; el problema es que antes de dar resultados en esas responsabilidades, sus aires de grandeza parece que han comenzado a nublar su vista, lo que le podría salir muy caro al país. 

Hablamos del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y del director general del IMSS, Zoé Robledo, quienes se asumen como la “sangre nueva” del gabinete, y quienes además comparten ciertas características como el haber estudiado en universidades del extranjero y, la más importante: le tienen un fervor irrestricto al presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien nunca se atreverían a contradecir. 

Ese fervor que raya en el fanatismo se notó cuando López-Gatell dijo que el Presidente no podía contagiarse del virus de Covid-19 porque su fuerza es moral y no de transmisión; también cuando se vio en la penosa necesidad de avalar la continuidad de los proyectos de infraestructura del titular del Ejecutivo, como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, a pesar de no ser actividades esenciales. 

Muchos sapos también se ha tenido que tragar Zoé Robledo, quien ha exhibido su nula experiencia y capacidad para encabezar un instituto de salud como el IMSS. La desorganización en el organismo de seguridad social de millones de mexicanos comenzó con la ocurrente elección de los representantes estatales del IMSS a través de una tómbola. 

Robledo tampoco advirtió los efectos de cancelar la compra de insumos para atender a niños con cáncer o a pacientes con necesidades de diálisis, ni tampoco para prevenir los brotes de sarampión y el crecimiento de los casos de neumonía atípica. 

El brote del Covid-19 vino a evidenciar la falta de visión, prevención y seriedad de un gobierno errático. Los heroicos médicos del IMSS, sin el apoyo de sus jefes, hacen lo imposible para enfrentar la letal pandemia y aportan el mejor de sus esfuerzos para tratar de impedir la muerte de muchísimos mexicanos que enfrentan la sinrazón gubernamental de quien hasta hace poco los instaba a salir a comer y abrazarse en medio de la crisis sanitaria.

La conferencia matutina de ayer nos regaló uno de los momentos más representativos del manejo de la pandemia: estamos ante un Presidente que asegura, y parece que así lo cree, que su septuagenario secretario de Salud, Jorge Alcocer, es el encargado de tomar las decisiones en materia sanitaria; cuando, en la realidad, las cosas son muy diferentes.

“Todo este equipo lo conduce el doctor Jorge Alcocer, secretario de Salud. Él es el maestro; pero uno de sus alumnos […] tiene facilidades para exponer. Y él nos ha venido ayudando, y lo ha hecho muy bien; entonces a él le toca dar a conocer este informe”, dijo López Obrador antes de cederle la palabra al subsecretario López-Gatell.

Al destacado ‘alumno’ se le ha delegado la conducción de la pandemia, y éste, enfundado en sus habilidades narrativas que muchas veces también lo exhiben, decidió conducir además de la emergencia buena parte del destino económico del país, para hundirlo en lo que será la crisis más severa de los últimos 90 años. 

Al lado del subsecretario, otro representante de la juventud cuartotransformista: Zoé Robledo, el responsable de que el coronavirus tenga como principal víctima a la comunidad médica y de enfermería, como resultado de un desabasto de insumos de protección que ha buscado cubrirse con compras de pánico, con precios que, por ejemplo, en el caso de los cubrebocas, rebasan los 100 pesos por unidad.

Se dice en el gabinete que ambos tienen desorbitadas aspiraciones políticas. Robledo con un equipo en Chiapas preparando su candidatura hacia la Presidencia; mientras que a López-Gatell se le ha convencido de que su inusitada popularidad lo ha colocado ya en las encuestas, por lo menos las privadas, hacia esa misma posición.     

Las posiciones políticas siempre fueron la prioridad para el subsecretario. Quienes lo conocieron durante su periodo como Residente de Medicina Interna en el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, en la época de los 90, auguraban que no tardaría en llegar a la titularidad de la secretaría de Salud, en ese entonces para sustituir al doctor Jesús Kumate.

Denostado por sus compañeros por anteponer la grilla a la investigación que se realizaba en el Instituto, sus compañeros le llamaban “El Fugo”, porque huía de sus responsabilidades cuando le correspondía realizar los ingresos de pacientes.

Pasaron más de 20 años para que el vaticinio de sus compañeros residentes se acercara o probablemente superara a la realidad, porque sin importar que se encuentre aún en el rango de subsecretario, López Gatell se colocó en esta pandemia como uno de los personajes con mayor poder del país.

El médico internista terminará siendo el responsable de la pérdida de unos 900 mil empleos como resultado de la parálisis económica decretada con la emergencia sanitaria, y de la quiebra de probablemente hasta 10% de las empresas del país; esto gracias a la aprobación, mediante sus argumentos técnicos, de medidas que condenaron a los negocios a pagar sueldos completos con ingresos nulos.

El colmo fue su participación en la conferencia vespertina del miércoles en Palacio Nacional. Ahí López Gatell amenazó: “los empresarios que han buscado mantener a cuentagotas su operación, para rescatar lo poco que queda de su patrimonio, se harán acreedores a la clausura de su negocio y, de seguir insistiendo, a una denuncia penal”. 

Así las aspiraciones y el manejo de la crisis de un dúo que, de dinámico, no tiene nada. 
 

Twitter: @MarioMal
Correo: [email protected]

 

Comentarios