Los conflictos de interés del subsecretario López-Gatell

04/02/2020
10:27
-A +A

Hugo López-Gatell ha cobrado relevancia en los últimos meses por su cabildeo en favor del etiquetado de alimentos y bebidas; también por el monitoreo de posibles casos de contagio del coronavirus en México y por la desastrosa puesta en operación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que sustituyó al Seguro Popular. 

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud ha sido más protagonista que el propio titular de esa cartera, Jorge Alcocer, quien se asegura está en vísperas de cederle su puesto. López-Gatell es un funcionario mucho más dinámico, bien articulado, con experiencia en la administración pública y con las credenciales suficientes para asumir, ya no solo en los hechos, sino formalmente, el control de la Secretaría de Salud federal. 

López-Gatell, sin embargo, no está libre de conflictos de interés relacionados con su paso por la academia y el servicio público. Uno de ellos tiene que ver con la injerencia de la fundación Bloomberg Philanthropies, del magnate estadounidense Michael Bloomberg, en las nuevas regulaciones al etiquetado frontal de alimentos y bebidas procesadas en México.
Bloomberg Philanthropies ha financiado campañas en contra de las tabacaleras, refresqueras y grandes empresas de alimentos procesados en varios países. Su objetivo es combatir la obesidad y promover políticas públicas que lleven a reducir el consumo de estos productos mediante mayores impuestos, así como etiquetados y pictogramas que visibilicen el ‘daño’ que causan a la salud. 

En México, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), que asesora con “investigación objetiva” a la Secretaría de Salud, recibió entre 2014 y 2018 un total de 74 millones 782 mil pesos de Bloomberg Philanthropies, con lo cual se convirtió en la segunda fuente de financiamiento del organismo. La número uno es el Conacyt, con 213 millones 246 mil pesos en el mismo periodo. 

López-Gatell tiene un doctorado en Epidemiología por la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, alma máter de Michael Bloomberg, su principal financiero. En 2018 el empresario y político le donó mil 800 millones de dólares, una cantidad récord de recursos para una institución educativa.

En la Johns Hopkins University, López-Gatell fue asistente investigador del Departamento de Epidemiología, auspiciado por la fundación de Bloomberg, al igual que su esposa Arantxa Colchero Aragonés, quien actualmente forma parte del Instituto Nacional de Salud Pública en México. 

De hecho, Colchero Aragonés es quien tiene más experiencia en el campo de la “economía de la salud” y la “guerra contra la obesidad”. Entre 2012 y 2017 lideró el “Proyecto Bloomberg Impuestos - Fighting obesity in Mexico: Supporting the design and evaluation of effective social actions and public policies”, el cual tuvo como objetivo, en una primera fase, evaluar la factibilidad económica de la aplicación de un impuesto a bebidas azucaradas. En la segunda fase se analizó el impacto de los dos impuestos que se implementaron en México a partir de enero de 2014, en precios y en consumo de los hogares.

La fundación del multimillonario Michael Bloomberg, quien busca la candidatura de los demócratas para competir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, también apoya a la organización El Poder del Consumidor, que dirige Alejandro Calvillo. Se calcula que le ha donado cerca de 10 millones de dólares en los últimos ocho años. 

Aquí le hemos contado que las regulaciones de etiquetado frontal a los productos procesados en México cayeron sin piedad sobre las empresas debido a que no cumplieron con un acuerdo pactado con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el cual consistía en contratar a miles de jóvenes, capacitarlos como educadores físicos y enviarlos a las escuelas; rehabilitar parques y espacios públicos para hacer deporte; así como implementar una campaña masiva para dar a conocer cómo leer correctamente los etiquetados actuales y promover la actividad física. 

Tras no cumplirse lo pactado y luego del cabildeo del subsecretario de Salud y de la organización El Poder del Consumidor se aprobó un nuevo etiquetado, como el que se usa en Chile, con el que los alimentos y bebidas tendrán que hacer mucho más visible su contenido mediante el uso de un símbolo octagonal en la parte frontal del producto, así como regular su publicidad. A esto se suma la actualización de impuestos que se hizo para los refrescos. 

El jefe de la Oficina de la Presidencia y aliado de los empresarios, Alfonso Romo, no pudo contener la avalancha regulatoria en contra de las firmas de consumo, entre otras cosas porque también dentro de su equipo de cabilderos estaba un exdirectivo de una embotelladora de Coca-Cola, José Manuel Madero. 

Respuesta a ‘la conspiración antiAMLO’

El viernes publicamos en este espacio sobre una serie de personas, grupos empresariales y civiles que se han conformado en Guadalajara en lo que, según fuentes del gobierno de Jalisco y empresarios, se denomina como un bloque ‘antiAMLO’. Algunos de los aludidos en el texto enviaron respuestas, las cuales publico a continuación. 

Jesús Gómez Espejel expuso que si bien una de sus exposiciones como conferencista efectivamente se llama “La dictadura a la democracia”, basada en el autor Gene Sharp, no refiere al presidente López Obrador, pues la ha dado hace más de 20 años. “Así me contrató el grupo XiudadanosMX en Guadalajara y el grupo Todos con México en la CDMX.
Pero ningún grupo empresarial ni nadie me ha contratado para una ‘conspiración’”. Todas mis actividades están en el marco de la ley y de las libertades en el país. Por otro lado, no tuve que ver con el falso caso de las minifaldas en el ayuntamiento de Guadalajara en la década de los 90”. 

Eduardo Caccia expuso que no ha tenido trato con la agrupación Civitas ni tiene cercanía con Claudio X. González. “Sólo puedo decir que admiro y aprecio su activismo social en aras de un fin con el que comulgo, un país más educado, más justo, próspero y sin corrupción”.

Por su parte, la doctora Denise Meade aclaró que Cédulas Ciudadanas por México no es un grupo ‘secreto’, sino que es público y lo conforman ciudadanos de a pie. No somos empresarios, pertenecemos a diferentes sectores y niveles socioeconómicos. Jesús Gómez no lo lidera. Él es un conferencista contratado. Nada tenemos que ver con la denuncia de (Carlos) Lomelí, pero sí con muchas otras de corruptelas de la 4T. No somos clandestinos.
No ocultamos nada. Somos personas que no pertenecemos a ningún gremio, pero lo que nos une es el amor por México. Estamos muy preocupados por lo que este gobierno le está haciendo al país. Tampoco somos ‘antiAMLO’, pues él no es importante, si no ocupara la Presidencia”.

Avance en transparencia 

Seguridad Alimentaria Mexicana, de Ignacio Ovalle, se apegará a las obligaciones y leyes que rigen a este país en materia de transparencia. En meses pasados, cuando un usuario quería preguntar algo al organismo vía Plataforma Nacional de Transparencia no lo podía hacer porque no era sujeto obligado.

Ahora, por ley, Segalmex deberá responder a los gastos, contratos, informes y documentación oficial, lo que antes se le tenía que solicitar, sin éxito, a la Secretaría de Agricultura, Liconsa o Diconsa.

Segalmex nació con la Cuarta Transformación y ha adjudicado varios contratos multimillonarios, por lo que ha sido objeto de varias solicitudes de información que incluso se dirigieron a la Secretaría de la Función Pública y a la Presidencia de la República porque no se le podían plantear directamente al organismo que dirige Ovalle, a pesar de que surgió hace un año para contribuir a garantizar el abasto nacional de alimentos.
 

Comentarios