Michoacano crea ladrillos con nopal

Javier Guillén creó un material de construcción con baba de nopal para reducir los gases nocivos emitidos por las ladrilleras
28/07/2018
12:03
-A +A

Por: Sandra Hernández 
 

En el municipio de Tzintzuntzan, en Michoacán, antigua capital del imperio purépecha, Javier construyó su hogar con ladrillos de baba de nopal. Al igual que sus antepasados, descubrió que esta cactácea tiene propiedades para la construcción, pues evita la humedad y la concentración de microorganismos, es aislante al ruido y tiene cualidades térmicas. 

Sin embargo, lo que Javier buscaba era brindar a los ladrilleros una alternativa ecológica, pues los hornos usados en la producción de tabiques emiten alrededor de siete millones de toneladas de dióxido de carbono, fomentando así que nuestro país sea el segundo lugar en América Latina con más generación de gases invernaderos, según la Comisión Europea. 

Ladrilleras, fuente de contaminación

Cuando Javier Guillén realizaba su doctorado en Metalurgia y Ciencia de los Materiales en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en Morelia, un grupo de ladrilleros acudió a la institución en busca de ayuda.

“Tenían problemas con sus productos, se les quebraban mucho. Por eso, me pidieron realizar un estudio de sus materias primas y encontrar una solución”.

Mientras Javier realizaba la investigación para ayudar a los productores, se percató  de que los hornos usados para cocer los ladrillos generan altos niveles de contaminación, pues  los materiales usados como combustibles ocasionan daños a la atmósfera y graves afectaciones a la salud de los trabajadores y de las personas que habitan alrededor de las ladrilleras.
 
ladrillos_de_nopal.jpg
 
Rocío García, investigadora del Centro de las Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, explica que los hornos utilizados en ladrilleras no tienen un control de temperatura, lo que provoca que los combustibles no se consuman completamente y se emitan gases nocivos. “Ellos por experiencia o por el color del ladrillo dicen que ya está a su temperatura óptima de cocción, pero no hay un control del proceso”. 
 
De acuerdo con el último “Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero” del Instituto Nacional de Ecología, en 2015 nuestro país generó alrededor de 112 mil toneladas de carbono negro, contaminante que se produce por la incompleta combustión de combustibles y produce efectos negativos en la salud pública. 
 
“En las ladrilleras es común que se utilicen aceite quemado de carros, madera, llantas, ropa o cualquier otro objeto para encenderlos. Por lo tanto, las personas que están en contacto con estas partículas  presentan grandes problemas respiratorios como constantes ataques de tos, sinusitis, rinitis y asma, incluso problemas cardiovasculares. También hemos descubierto que hay materiales  con niveles cancerígenos difíciles de ser expulsados por el cuerpo”, explica Rocío García. 
 
Conforme a estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire, tanto en ciudades como en zonas rurales, provoca alrededor de cuatro millones de muertes por año en todo el mundo. Mientras que en México, el Instituto Nacional de Salud Pública reporta al menos 20 mil defunciones anuales por la mala condición del aire. 
 
La especialista destaca que el humo expulsado por los hornos no se queda estático en las zonas donde se localizan las ladrilleras, ya que por el viento se transporta a otros sitios causando daños. “Se tiene consecuencias negativas en la calidad del aire y se incrementa el efecto invernadero, además de que hay probabilidades de generación de lluvia ácida y mayor contaminación de la tierra y agua”.  
 
Ante este problema, Javier decidió diseñar un ladrillo que no necesitara cocción y para ello, debía encontrar un material natural que pudiera aglomerar las sustancias que conforman el tabique.
 
ladrillos_de_nopal._tacambaro._tzintzuntzan._rodolfo_ayala_61748428.jpg

 

Nacimiento de un ladrillo con nopal

 
Cuando Javier Guillén era niño, conoció diferentes museos, casas viejas e iglesias de antaño, pues su papá como albañil se dedicaba a la restauración y conservación del patrimonio histórico de Michoacán. En estos lugares, conoció el uso de la piedra, la cal, el adobe y el barro en la construcción, “recuerdo que visitabamos la casa de un alemán que utilizó el adobe para edificar su casa; desde entonces surgió mi pasión por los materiales tradicionales”. 
 
Este interés también le creó una cuestión que aún influye en su profesión: “Desde pequeño me preguntaba por qué la gente sigue construyendo con elementos tradicionales cuando están surgiendo nuevos”. Por ello, en vez de convencer a las personas de dejar de usar materiales habituales, buscó mejorarlos.
 
ladrillos_de_nopal._tacambaro._tzintzuntzan._rodolfo_ayala_61748446.jpg
 
El adobe fue el material que más atrajo la atención de Javier, “mi papá trabajaba mucho con éste, entonces yo veía que era muy frágil, promovía la generación de microorganismos y absorbía mucho la humedad. Entonces, quise perfeccionarlo”. Su curiosidad se combinó con su preocupación por la contaminación de los hornos en las ladrilleras y así desarrolló un ladrillo a base de nopal. 
 
El ingeniero estudió que los antiguos indígenas ocupaban la baba de nopal para fijar las paredes de sus construcciones,tradición que en algunas poblaciones aún se mantiene para pintar sus casas. Teniendo como base esta técnica tradicional, utilizó el mucílago de nopal para crear un ladrillo que no necesita cocción. 
 
ladrillos_de_nopal._tacambaro._tzintzuntzan._rodolfo_ayala_61748461.jpg
 
Para la elaboración de este tabique, la baba que se extrae de las pencas de nopal se calienta y se revuelve con una cantidad mínima de cal, combinación que generará un plástico. Después, se le introducen residuos sólidos urbanos, como son plásticos y papeles, y tierra de suelos erosionados “pues al ser infértiles no tienen algún uso y con este invento pueden ser aprovechados para la construcción”. La mezcla se coloca en moldes que le darán la forma rectangular y éstos se exponen al aire libre durante un periodo de siete a doce días para su secado. 
 
Retomando el lenguaje de sus antepasados, Javier llamó a su ladrillo “Bloques Echerhirhu”, que en purépecha significa bloques de barro. Destaca que, al no necesitar de combustibles, su tabique genera un ahorro energético, además de que sólo se requieren dos personas para elaborar 15 ladrillos en una hora, contando las actividades previas de triturar el material y la preparación del mucílago de nopal. 
 
ladrillos_de_nopal._tacambaro._tzintzuntzan._rodolfo_ayala_61748431.jpg
 
La baba del nopal brinda al tabique una barrera contra contra la humedad, la concentración de microorganismos y de algunas plagas, problema frecuente en el adobe y en el ladrillo común.  
 
También, el tabique de Javier tiene mayor resistencia que el convencional, pues soporta 12 toneladas de compresión y a pesar de su dureza, es más ligero. Posee propiedades térmicas apropiadas y es aislante del ruido. 
 
orgullo_mexicano_nopal.jpg
 
Javier Guillén comparte que su casa ha sido la primera prueba del ladrillo a base de nopal, “Mi hogar es una mezcla de este material y de los tradicionales. Al principio, mi familia se oponía a que lo construyera, pero yo creía en mi proyecto así que la hice. Hoy día, después de cinco años, la construcción sigue en pie y nos la pasamos a gusto porque es fresca y por todas sus bondades. Mis parientes ya no quieren salir”. 
 
 

Falta de interés por la ecología 

 
El ingeniero Javier Guillén explica que su ladrillo a base de nopal está en proceso de una patente, mientras tanto continúa mejorando el producto. Asimismo, señala que no ha recibido apoyo para su investigación, pues todo ha sido de recursos propios; aunque el Instituto Tecnológico Superior de Tacámbaro, donde labora como profesor, ha prestado sus instalaciones para el desarrollo del este producto. 
 
ladrillos_de_nopal._tacambaro._tzintzuntzan._rodolfo_ayala_61748449.jpg

 

El tabique ecológico desarrollado por Javier fue reconocido por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático como una iniciativa para reducir el efecto invernadero y como una alternativa ecológica para las familias dedicadas a la producción de ladrillos.  
 
“La elaboración de este tabique a base de nopal no sólo es para resolver un problema de la contaminación, sino es una propuesta económica. Si le dices a una comunidad que plante nopal o aproveche el que nace de manera natural para unaladrillera, estás proponiendo un método alternativo de desarrollo y de generación de empleos”, explica.
 
De acuerdo con el último informe de la organización Red de Ladrilleras, en México, el sector ladrillero artesanal genera alrededor de 35 mil empleos y los estados con mayor número de municipios dedicados a esta actividad son Jalisco, Michoacán, Estado de México, Oaxaca y Guanajuato. 
 
El ladrillo a base de nopal fue presentado en un foro del Instituto Nacional de Ecología en Tlaquepaque, Jalisco. Sin embargo, “sólo fue reconocido como un proyecto de cero emisiones, no recibí algún tipo de apoyo. A los gobiernos les interesan aquellos proyectos que dan imagen y votos. Trabajos que aportan a combatir el cambio climático, no son de interés”. 
 
A pesar de la falta de apoyo, Javier Guillén busca llevar su propuestas a ladrilleros, pues  “hasta que el país y el mundo entienda que, en la medida que disminuyamos el daño que le estamos ocasionando al planeta, nosotros vamos a ser los más beneficiados”.

 

casa_ladrillos_nopal_orgullo.jpg
 

Comentarios