Nuestros vecinos naturales

29/04/2021
12:08
-A +A

Como vivimos presas de nuestro ritmo de vida, y vemos todo con las gafas de la cotidianeidad, normalmente nos olvidamos que no somos los únicos habitantes de nuestro entorno. Cuando vemos en los medios o en las redes sociales imágenes de las grandes ballenas que surcan las aguas, o los listos elefantes que se las ingenian para alimentarse o los tiernos pandas abrazados a las piernas de sus cuidadores, todos nos impresionamos. Pues la naturaleza no es cosa de ocasión, de hecho, llegó antes que nosotros, tiene derecho de antigüedad en este planeta y lo único que hemos hecho a lo largo de nuestra triste historia es encerrarla en zoológicos, talar sus casas o cazarlos a ellos.

Según información de la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental, San Luis Potosí es el quinto estado del país en cuanto a diversidad biológica, lo que la ubica detrás de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Guerrero. Es importante señalar que no solo debe tomarse en cuenta la cantidad de especies por sí mismas, sino su hábitat natural, los ecosistemas que permiten su vida. El estudio Estado de la Biodiversidad de San Luis Potosí, en el cual participaron la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica, reporta que en nuestra entidad hay 900 especies de vertebrados (peces, anfibio y mamíferos) y 1500 especies de aves (más de la mitad de todo el territorio nacional).

Muchas especies animales son aprovechadas por el ser humano para distintos fines, como cacería, venta, alimentación, producción de pieles, etc. Según la NOM-059-SEMARNAT-2001, que se refiere a la protección de especies en riesgo, el 25% de los vertebrados, el 46% de los anfibios, 46% de los reptiles, 23% de mamíferos, 22% de peces y el 16% de aves se encuentran en algún riesgo. El listado completo de las especies se puede consultar en esta liga: https://sanluis.gob.mx/wp-content/uploads/2014/10/o05.pdf; y cabe señalar que la información no está del todo actualizada al 2021. La NOM-059-SEMARNAT-2001 puede leerse completa aquí: https://www.biodiversidad.gob.mx/pdf/NOM-059-ECOL-2001.pdf

Todos los animales y plantas que conviven con nosotros, sobre todo en las ciudades, corren peligro. Nadie se para a pensar, y menos en hacer algo, respecto a la contaminación auditiva que pone en peligro a las aves. Al haber tanto ruido en las ciudades, ellas deciden no competir con nosotros, lo que repercute en trastocar sus métodos de apareamiento y comunicación. Por no mencionar las cantidades de pájaros electrocutados por la red eléctrica. La contaminación visual también perturba sus ciclos de descanso, pues los anuncios luminosos no se pagan por la noche y altera sus funciones normales.

Afortunadamente, en la capital tenemos los parques urbanos, y en ellos viven halcones, zopilotes, águilas, patos, ardillas, tlacuaches, sapos, ranas y demás seres que ahí han encontrado su hogar. Pero como estas áreas verdes están, a fin de cuentas, rodeadas de la vida urbana, no se ven libres de peligro de ser arrollados por vehículos, dentro y fuera de los parques. Es muy lamentable ver que no hay acciones en favor de su protección. Y sobre la tala de plantas y árboles en las ciudades, ni hablar. Cada vez se ven menos zonas verdes y más planchas de concreto. Si acaso nos diéramos cuenta que nosotros también nos veremos afectados por ello, algo haríamos al respecto.

"Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Soy lectora, vinófila, ciclista y peregrina jacobea."

Comentarios