23 / mayo / 2022 | 07:14 hrs.

¿Qué es lo que hace un Uber seduciendo a la vida?

Periodistas EL UNIVERSAL SAN LUIS POTOSÍ

Uber llegó a San Luis como un servicio privado, donde la modernidad, el buen servicio y la seguridad fue su carta de presentación

En la historia de la humanidad se han registrado grandes guerras, un bando contra otro, simplemente por la dominación de un territorio y los recursos que se consiguen de él; actualmente San Luis Potosí se encuentra en una batalla por el dominio de las calles, no hablo de pandillas, tampoco del crimen, el servicio de Uber y los taxistas, pelean por ver quiénes serán los dueños del asfalto.

 

Uber llegó a San Luis como un servicio privado, donde la modernidad, el buen servicio y la seguridad fue su carta de presentación. Poco a poco los usuarios adoptaron éste servicio, cosa que molestó al gremio de ruleteros tradicionales, quiénes pidieron automáticamente la regulación de su competencia.

Ahí empezó el conflicto, los taxistas comenzaron a preocuparse más por quejarse, que por dar un buen servicio, poniendo a la sociedad a favor de Uber; pero la inseguridad, la cacería constante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, han hecho que ahora la plataforma tampoco sea una opción viable para transportarse. Los altos costos de la tarifa dinámica en diciembre causaron la molestia de muchos usuarios.

Mientras conductores de Uber y taxistas se pelean por ser los únicos en el mercado, los verdaderos afectados son los usuarios, que temen subir a cualquiera de los dos servicios, a una unidad de Uber por el ataque de los taxistas y a los tradicionales por el estigma que se las ha dado en los últimos años.

¿Dónde quedó ese gran concepto que se tenía del taxista? Ese personaje amable, con el que podías platicar durante el trayecto, ese desconocido momentáneo que escuchaba tus historias de vida, el psicólogo del volante que te aconsejaba según sus vivencias y de las pláticas que tenía con otros pasajeros que se mantenían en el anonimato; esos personajes del día a día que generaban la confianza de subir a su unidad limpia, con esos adornitos y cumbias en el estéreo que hacían mas ameno el viaje; el ruletero, el chafierete, el taxista que hasta canciones le componían.

Pero ahora, el taxi se ha caracterizado por un servicio malo, forzado, choferes con mala actitud, incluso, algunos relacionados con crímenes; frases como: “le voy a tener que cobrar de más”, “es que no voy para allá”, “ya voy a entregar” han hecho que los usuarios opten por otros servicio para cumplir sus necesidades de transporte.

Pero Uber no es el príncipe azul del cuento, ya que ellos también tienen “sus detalles”, el exceso en las tarifas, la cancelación de viajes, casos de inseguridad también han puesto a este servicio en el cuestionamiento social.

3-2.jpg

 

¿Y los usuarios? ¿No es en ellos en quién se debe pensar?

Al fin de la historia, estos dos servicios no existirían si no hubiera usuarios y de ellos es la entera decisión de utilizar uno u otro, ya que están pagando por un buen servicio, que sea seguro y eficaz.

Los taxistas piden que se les respete y que se le regule a la competencia en cuestión de pagos de impuestos, es una buena postura para tener paridad entre los servicios; Uber por su parte sólo piden que los dejen trabajar en paz y que baje la violencia hacia ellos, pero no quieren recibir la regulación de la SCT, cosa que debería preocuparle más a las oficinas centrales de Uber que los conductores y socios.

Ambos servicios son un ingreso para muchas familias y entre más oferta haya, más demanda habrá, pero el común denominador de esto debe ser el buen servicio, que los potosinos vuelvan a sentirse seguros al tomar un taxi, de saber que van a llegar con bien a su destino, pagando lo justo y siendo tratados como seres humanos.

Los hechos violentos que se han tenido lugar en días pasados sólo demuestran la poca capacidad de las autoridades para darle solución a esta problemática. Deja en claro que los taxistas y los conductores de plataformas privadas son mejores para organizar peleas que para dar un buen servicio.

Sólo falta esperar una pronta respuesta para que todo vuelva a la normalidad y así poder tener el servicio que se merecen los ciudadanos.

Un apunte final, los concesionarios de taxis deberían pensar en renovar su servicio, los Tsurus a parte de ser la obsoletos, han sido calificados como el auto más inseguro del planeta, aplaudimos los que se han modernizado y ahora circulan en nuevas unidades, ahora sólo falta evolucionar en el servicio; taxistas, seduzcan a la vida como antes, vuelvan a ser ese personaje querido por la sociedad, no hay mejor manera de competir, que siendo mejor que el de enfrente.

 

“Eran las 10 de la noche, pilotaba mi nave, era mi taxi un Versa, del año 2018….”