26 / octubre / 2021 | 17:44 hrs.

Rebelión en la granja morenista de San Lázaro

Salvador García Soto

Entre las quejas está la preferencia marcada que se está dando a diputados cercanos a Mario Delgado

Un grupo de diputados federales de Morena, inconformes con el trato que les da su partido, tanto en el reparto de comisiones como en la desorganización y desinformación de los asuntos legislativos, preparan una carta en la que denuncian favoritismos y cuatismo en la asignación de cargos y presidencias de comisiones, además de un trato indigno e irrespetuoso a su representación como legisladores porque —afirman— les obligan a votar por iniciativas y proyectos que desconocen en su contenido y que les entregan apenas 20 minutos antes de las sesiones legislativas. “Nos tratan como si fuéramos borregos, se nos exige lealtad incondicional pero no se nos respeta como representantes populares que somos”, dicen los morenistas.

Al menos unos 30 legisladores han expresado su intención de firmar esa carta que pretenden entregar al secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en la que acusan al dirigente nacional de su partido, Mario Delgado, de seguir manejando los asuntos de la bancada legislativa “para favorecer a los cuates y amigos de su burbuja”, utilizando para ello al actual coordinador Ignacio Mier Velazco, quien mantiene intactas las posiciones e intereses del grupo de su antecesor. “Nos controlan y censuran cuando queremos subir a tribuna, decidiendo ellos quién sí y quién no puede hablar; nos entregan iniciativas o proyectos de ley apenas unas horas o minutos antes de la sesión en la que exigen nuestro voto a favor sin que siquiera sepamos de qué se trata lo que se va a discutir y votar”, comentó uno de los legisladores que promueven la denuncia sobre la forma en que se trata a los diputados del partido gobernante.

El documento donde los legisladores inconformes expondrán sus quejas está empezando a circular para su firma por los diputados que se sientan excluidos o maltratados injustamente en temas como la asignación de comisiones, presidencias, vicepresidencias y secretarías de las mismas, que se votarán el próximo martes por la tarde, según el proyecto de convocatoria para la reunión del grupo parlamentario convocada el sábado por el coordinador Mier Velazco. Entre las quejas que exponen los morenistas está la preferencia marcada que se está dando a diputados cercanos a Mario Delgado y a los que se reeligieron para ocupar las posiciones más importantes, además de asignar presidencias a “recomendados” de gobernadores, aunque no tengan experiencia.

Un caso en ese sentido de cuotas y cuates es el de la diputada de Baja California, Julieta Ramírez Padilla, a la que le asignaron la presidencia de la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte por recomendación de la gobernadora electa Marina del Pilar Ávila, de quién fue su secretaria particular. Otros diputados “favorecidos” por sus vínculos por Mario Delgado e Ignacio Mier son los que se reeligieron, como los tabasqueños Manuel Rodríguez y Marco Rosendo, cercanos al secretario Adán Augusto; Azael Santiago, oaxaqueño, o el tamaulipeco Erasmo González, igual que Aleida Alavez, Julio Moreno o Guadalupe Chavira. Otros casos son los nuevos diputados que llegan con recomendación como Miguel Torruco Jr., hijo del secretario de Turismo o el exgobernador Leonel Godoy.

Bajo esa lógica, por ejemplo, ya se han “planchado” presidencias de comisiones importantes como la de Presupuesto, a donde iría el tamaulipeco Erasmo González, la de Seguridad para Juanita Guerra; la de Trabajo para un médico del PES, Manuel Baldenebro, y la del diputado Torruco a Cultura y Cinematografía.

Entre favoritismos y recomendaciones hay diputados con experiencia y trayectoria para ocupar comisiones que no son tomados en cuenta como Carlos Noriega, experto en el tema Hacendario y cercano al ex jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo; el expresidente municipal de La Paz, Rubén Muñoz, o Héctor Mares, experto en los temas de la Frontera Norte. Otra forma de presión para ocupar las presidencias de comisiones más importantes es la votación en bloque por estados de la República, en donde entidades como el Edomex se aprestan para quedarse con 4 presidencias por su número de diputados, mientras que los estados más chicos no tienen posibilidades de competir.

En la votación interna que ocurrirá este martes, según la convocatoria de la que tiene copia esta columna, ya se definió cuáles presidencias de comisiones serán ocupadas por hombres y cuáles por mujeres, en un supuesto equilibrio de género. En realidad, se quejan los diputados inconformes, lo que hicieron fue asignar los géneros en función de los candidatos que ya tienen definidos y llama la atención que las comisiones más importantes como son Presupuesto, Energía, Puntos Constitucionales, Salud, Defensa Nacional, Economía, Gobernación, Justicia y Vigilancia de la Auditoría Superior, todas son ocupadas por hombres, mientras que a las mujeres les dejan presidencias de comisiones como Atención a Grupos Vulnerables, Federalismo, Juventud, Diversidad, Pueblos Indígenas, entre otras. Eso ha ocasionado quejas e inconformidades porque se utilice el género como una forma de reservar las comisiones más importantes para sus recomendados.

“Decimos que somos diferentes, pero en los hechos en la Cámara de Diputados, Morena repite los mismos vicios y el trato de borregos y de rebaño que le dieron otros partidos gobernantes y mayoritarios a sus legisladores”, dice otro de los diputados que promueve la carta que será firmada para hacer estas denuncias. La semana pasada circularon en la bancada oficial una carta en la que pedían firmar a los diputados de Morena una declaración de “lealtad total y absoluta al movimiento” y acatar las normas y decisiones de la coordinación parlamentaria y la dirigencia del partido. Pero nunca los consultaron, ni les dieron tiempo de conocer el documento y exigían firmarlo en el momento. “Una cosa es pertenecer y apoyar a un movimiento por convicción y otra muy distinta que nos traten como manada, como borregada que solo debe obedecer y levantar la mano sin saber ni analizar lo que se vota” comentó el diputado inconforme.

Esta semana veremos hasta dónde llega la rebelión en la granja morenista y si alguien escucha las quejas y denuncias de los diputados que no quieren ser tratados como borregos y se niegan a que su voz se confunda con balidos incondicionales, mientras la “burbuja” morenista se reparte las posiciones de poder y decide a qué diputado le da voz y foro y a cuáles simplemente los relega al anonimato.

NOTAS INDISCRETAS…

Hoy que se conmemoran los 200 años de la Consumación de la Independencia Nacional, con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, será muy interesante observar dos cosas: la primera qué dice el presidente López Obrador o los oradores oficiales en los discursos, sobre la figura de Agustín de Iturbide, el general de las fuerzas realistas que entró en aquel día 27 de septiembre de 1821 encabezando a las tropas independentistas a la capital del país y que a la postre se convertiría en “Emperador” de México. Y es que Iturbide es un personaje que de por sí ha sido relegado y poco exaltado por la historia oficial, tal vez por su desplante imperialista, y si ya en las épocas del PRI lo marginaban del reconocimiento que merecía como uno de los principales consumadores de la independencia, en la 4T la figura de don Agustín de plano es vista como un “conservador” o “fifí” de aquellas épocas. Ya el Banco de México, en su nuevo billete de 20 pesos que empezó a circular esta semana, le dedicó la portada principal que antes ocupara Benito Juárez a la entrada triunfal del Ejército Trigarante con Agustín de Iturbide al mando; veremos ahora si el personaje trascendental para la independencia merece alguna mención en los discursos oficiales de hoy. Y la segunda cosa que será muy visible en el evento oficial de este lunes, será la ausencia del secretario de Estado de los Estados Unidos, Antonhy Blinken, quien canceló de último momento su asistencia como representante del presidente Joe Biden. Aunque seguro estará, ahora sí en primera fila, el embajador Ken Salazar, lo cierto es que la ausencia de un enviado de Washington en la ceremonia del Bicentenario de la Consumación de la Independencia mexicana será todo un mensaje después de los hechos recientes que incomodaron a la Casa Blanca, como la presencia y elogios dedicados por López Obrador al presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, en el desfile militar del 16 de septiembre, o la asistencia de Nicolás Maduro a la CELAC y las intenciones de ese organismo de iniciar el desmantelamiento de la OEA para crear un nuevo organismo continental. Se dijo mucho que después de los coqueteos del presidente y su gobierno con Cuba, Venezuela y hasta con China, cuyo primer ministro Xi Jin Ping, pronunció un video-discurso en la Cumbre de la CELAC, habría repercusiones desde Washington, y el lunes se verá gráficamente una de las primeras… Los dados mandan Serpiente Doble. La semana empieza complicada.