Se encuentra usted aquí

Alfarería en barro potosina, una tradición desde hace 250 años

En el Huizachal, municipio de Tierra Nueva, la familia Duarte conserva la tradición centenaria de realizar piezas de ornato y utilitarias hechas de barro
Alfarería en barro potosina, una tradición desde hace 250 años
09/09/2020
08:05
Sergio Marín
San Luis Potosí
-A +A

Anidado en la comunidad de el Huizachal, en el barrio de Santiago, perteneciente al municipio de Tierra Nueva, más o menos a unos 45 minutos de la capital potosina, se ubica el Taller Du_Arte´s “Cuatro elementos, un solo arte”, cuyo maestro artesano, Juan Basilio Duarte, trabaja día con día en la elaboración de miles de piezas ornamentales o utilitarias hechas con barro, un material cien por ciento extraído de las minas aledañas a la zona.

El orgullo con el que realiza su trabajo, no es para menos, pues se trata, quizá, de la última generación artesanal de la familia Duarte, que inició con esta actividad más o menos hace 250 años, cuando el barro tenía una función más utilitaria, especialmente para el transporte de agua en carretas que eran jaladas por burros para distribuir en la zona de Rioverde o Guanajuato; en ese entonces, unas 30 familias se dedicaban a esta actividad.

barro_1.jpg

Juan Basilio es un artesano prolífico en las piezas que genera, pues lo mismo sabe darle forma a un jarrón, que a un juego de mesa, tapices colgantes para pared, botellas, canastas, macetas, lámparas, ollas, o también piezas que son solicitadas por sus clientes, como botas y artículos para eventos sociales, por lo que es amplio el catálogo de cosas que el barro puede hacer.

El material además de provenir de mina o de algún riachuelo, se caracteriza por tener una mayor pureza, por lo que el contenido de materia orgánica es reducido y es difícil que conserve microorganismos que provengan de algún arroyo, y tuvieron que pasar miles de años para que lograra una composición y una textura adecuada al momento de trabajarlo.

“Trabajamos molde de yeso, de barro y la hechura es a mano para dar un buen terminado, es más funcional. Un jarroncito por ejemplo se hace con una pelotita de barro y se le da forma circular, se hace una especie de tortilla y se toma el molde de barro para empezar a darle forma con las manos con pequeños golpes se moldea y se pule, se corta con ixtle; algunos se hacen de una sola pieza y otros requieren de dos que se unen para hacer un elemento más grande, y el proceso en este caso me puede llevar unos 40 minutos”, comenta.

El proceso final, requiere que el material sea sujeto a un secado especial en cuartos frescos y a la sombra para posteriormente someterlos a horneado y finalizar así con el trabajo.

barro_4.jpg

El legado de una tradición de cientos de años, se refleja en la calidad de las piezas que son elaborados por Juan Basilio, quien no obstante ser joven, tiene una amplia experiencia y es cuidadoso en los detalles del proceso para buscar crear elementos de calidad, durables y estéticamente atractivos, y es por eso que busca no solamente que su trabajo tenga un beneficio comercial para su familia, sino que además esa tradición se mantenga en sus pequeños hijos.

Incluso ha promovido en la escuela de la comunidad algunos talleres para que los niños comiencen a conocer el barro y trabajen libremente su creatividad para desarrollar en ellos, el gusto por éste arte.

“Sí es, un orgullo, fueron 30 familias aquí en el Huizachal solo quedamos un servidor y mi papá trabajando, y la gente nos ha valorado y buscado para tratar de que no muera esta tradición, a los paisanos les gusta mucho y piden estas piezas por que la atribuyen un valor de pertenencia y el sentimiento de nostalgia que les genera es mucho”, señala.

barro_6.jpg

Las piezas que se crean en este taller pueden ser apreciadas muy de la cabecera municipal en el Parador Artesanal Tierra Nueva, además de “Casa Grande”, una tienda de venta de artesanías en la ciudad capital y la tienda del DIF estatal, sobre la calle de Álvaro Obregón en la Zona Centro de la ciudad, así como en facebook como: Du_Arte´s Artesania en Barro.

Comentarios