21 / octubre / 2021 | 04:39 hrs.

Murió The Destroyer, el luchador que odió y amó a Japón

Su carrera inició en 1950 bajo el nombre de Babyface, pero 12 años después decidió usar una peculiar máscara y llamarse “The Destroyer”

The Destroyer con Mil Máscaras | Especial
Deportes 10/03/2019 17:13 El Universal Deportes Actualizada 17:13

Richard Beyer, o mejor conocido como The Destroyer, fue uno de los grandes exponentes de la lucha libre a nivel mundial. Su carrera inició en 1950 bajo el nombre de Babyface, pero 12 años después decidió usar una peculiar máscara y llamarse “The Destroyer”.

En su etapa como estudiante, Beyer reconoció que odiaba a Japón debido a la Segunda Guerra Mundial. En 1963, el luchador estadounidense viajó a dicho país asiático para enfrentar y vencer a Rikidozan, a quien se le conoce como el padre de la lucha libre japonesa. Este evento se considera histórico ya que más de 18 millones de personas la vieron por televisión y alcanzó un rating en 64.0.

A partir de ese momento, The Destroyer se convirtió en una figura en el país del sol naciente, donde incluso llegó a tener una fuerte rivalidad con el mexicano Mil Máscaras a finales de la década de 1970. Sus combates fueron muy duros, empataron en tres ocasiones al llegar al límite de tiempo, el estadounidense ganó tres veces, mientras que Mil Máscaras lo hizo en dos.

japon_lucha_1.jpg

Su odio al país asiático terminó gracias a su exitoso paso en la lucha nipona. Su retiro de los encordados fue en 1993 tras una carrera de más de 40 años, pero su relación y, ahora, cariño con Japón no terminaba.  En 2011 apoyó con actividades altruistas a las víctimas por  el terremoto y el tsunami que ocurrió al noreste del país y en 2018 recibió la Orden del Son Naciente, una de las condecoraciones más altas que otorga Japón.

Aunque nunca participó en esta empresa, tiene un lugar en su Salón de la Fama de la WWE.

 

El pasado 7 de marzo, Richard John Beyer falleció a los 88 años de edad y a quien ahora será recordado por ser el luchador que inició como enemigo de Japón.

Comentarios