15 / agosto / 2022 | 15:51 hrs.

Donovan Carrillo avanza a la final de patinaje artístico en los Juegos Olímpicos de Invierno

El mexicano logró una puntuación de 79.69 en su presentación en el programa corto de patinaje artístico de los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022

FOTO: AP
Deportes 08/02/2022 08:32 Universal Deportes Actualizada 08:36

Disfrutó cada instante sobre la alba pista de hielo de los Juegos Olímpicos Invernales 2022... Y quedó claro con la exhibición que lo tiene en la final que se disputará mañana, tiempo de México.

Grandioso debut de Donovan Carrillo en la justa china. Tres décadas después, un patinador tricolor volvió a aparecer en la máxima justa deportiva, y lo hizo con una nota bastante alta.

Bajo los acordes de Black Magic Woman, una de las melodías más famosas del legendario Carlos Santana, el tapatío deleitó en el programa corto, gracias a ese carisma que siempre le ha caracterizado y —sobre todo— a esa calidad que le tiene entre los mejores del planeta.

Porque, pase lo que pase el miércoles por la noche en la final olímpica, Carrillo ya demostró su enorme talento.
 

Ese que fue respaldado con la puntuación de 79.69 que recibió por parte de los jueces.

De los 30 patinadores que obtuvieron su boleto a Beijing 2022, 24 avanzan a la sesión del programa largo, pero el estadounidense Vincent Zhou no pudo participar tras dar positivo a Covid-19.

Sólo cinco de los que compitieron quedarían eliminados, pero Donovan apenas fue el octavo en salir a la pista. La lógica indicaba que debería esperar algunos minutos para saber si su sueño olímpico seguiría vivo. La zozobra no fue necesaria.

La alta puntuación le permitió asegurar de inmediato la clasificación, porque ya había superado a cinco de los siete atletas que compitieron antes que él.

“¡Los sueños se hacen realidad!”, dijo un conmovido Donovan a la cámara de la transmisión internacional de los Olímpicos, antes de reunirse con su entrenador Gregorio Núñez para fundirse en un sentido abrazo y aguardar por su puntuación.

Él sabía perfectamente lo que acababa de hacer. Sólo se trataba de esperar por la oficialización de su logro.

Un salto cuádruple (ese que le dio el boleto a Beijing) y tres triples le bastaron para materializar el sueño de ese chico que todavía entrena en las pistas de hielo que se ubican en distintos centros comerciales de México.

Porque Donovan es 100% hecho en casa, lo dejó claro al presumir sus aditamentos teñidos de verde, blanco y rojo, al finalizar la noche más dulce, esa en la que demostró que los sueños se hacen realidad. 

 

Comentarios