14 / agosto / 2022 | 20:34 hrs.

Renuncian otros dos obispos chilenos por escándalo de abusos

Víctimas expresan su satisfacción y exigen que respondan ante la justicia por sus acciones.

Foto: AFP | El Universal
Mundo 22/09/2018 10:58 Agencias | El Universal Actualizada 10:58

El Papa Francisco aceptó la renuncia de otros dos obispos de Chile, bajo investigación por los numerosos abusos sexuales cometidos por el clero, indicó ayer el Vaticano en un comunicado.

La Iglesia católica chilena está en el ojo del huracán por los escándalos de pedofilia y el líder religioso decidió hacer una limpieza tras recibir informes detallados, luego de su visita en enero a ese país por la avalancha de denuncias de abusos cometidos por los curas.

Los religiosos Carlos Eduardo Pellegrín Barrera, obispo de Chillán desde 2006, así como Cristián Enrique Contreras Molina, obispo de San Felipe, renunciaron a sus cargos tras las denuncias.

Desde agosto, la justicia chilena informó a las autoridades eclesiásticas de la apertura de una investigación contra Pellegrín Barrera, de 60 años, tras una serie de acusaciones anónimas. La justicia chilena también investiga al obispo de San Felipe por abusos cometidos hace una década.

Tras conocer la decisión, Pellegrín pidió perdón por “no haber estado a la altura que requiere mi responsabilidad como pastor”, y negó las acusaciones en su contra, en una conferencia de prensa. “Me reservo el derecho de tomar las acciones legales necesarias contra muchos que me han injuriado”, declaró.

En un mensaje en Twitter, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas más emblemáticas de los abusos cometidos por el cura chileno Fernando Karadima, celebró la remoción de los dos obispos.

“¡Alegría para todos en Chile! Dos menos de la banda de delincuentes. ¡Ahora a responder ante la justicia por abuso y encubrimiento! De a poco limpiando”, escribió.

La justicia chilena ha abierto 119 causas por casos de abusos sexuales y encubrimiento en el seno de la Iglesia católica y ha allanado varias sedes de obispados.

También ayer se informó que Arthur Perrault, de 80 años, un sacerdote católico estadounidense, fugitivo de la justicia desde 1992 acusado de abusar sexualmente de un niño, fue extraditado desde Marruecos para ser juzgado en su país.

Perrault fue imputado por “abuso sexual agravado a un menor de menos de 12 años” entre 1991 y 1992, cuando servía de capellán de la base aérea Kirtland, cerca de Albuquerque, Nuevo México, informó el fiscal John Anderson.

El sacerdote había desaparecido en 1992, antes de que un abogado presentara una denuncia contra la Arquidiócesis de Santa Fe, acusando a Perrault de abusar sexualmente de siete niños en su parroquia. Según los investigadores, Perrault huyó a Canadá y luego a Marruecos, donde el FBI lo localizó.

El sacerdote fue detenido por las autoridades marroquíes en septiembre de 2017 y estuvo arrestado en ese país hasta su extradición, declaró el fiscal Anderson.

En India, Franco Mulakkal, un obispo católico, fue arrestado en Kerala, acusado de violar a una monja, dijo la policía, un día después de que el Vaticano aceptara la solicitud del prelado de ser relevado temporalmente de sus funciones. 

Comentarios