Se encuentra usted aquí

Al Capone, la decadencia y muerte del gángster más grande de EU

Uno de los gángsters más grandes de la historia, Al Capone, murió en su mansión de Miami, en condiciones que jamás habríamos imaginado
Foto: AP
26/01/2020
12:47
El Universal
-A +A

Su verdadero nombre era Alphonse Gabriel Capone Pecino, pero fue mejor conocido como Al Capone o “Scarface”, apodo que recibió debido a la cicatriz que tenía en la cara, provocada por un corte de navaja.

Esa cicatriz tuvo su origen en la época en la que Capone era camarero de un establecimiento en Nueva York, en 1917. Uno de los clientes, Frank Gallucio entró al local con su hermana Lena, y Capone comenzó a coquetear con la mujer, por lo que ella se molestó. Al defender a su hermana, Gallucio sacó una navaja y cortó a Capone en el rostro y el cuello.

Sin duda, este fue uno de los criminales más famosos de los años 20 y 30, aunque su tarjeta de visita decía que era un vendedor de antigüedades.

(Foto: AP) 

Capone comenzó su carrera en Brooklyn, antes de trasladarse a Chicago y convertirse en la figura del crimen más importante de la ciudad. Al final de la década de los 20, ya se encontraba en la lista de “los más buscados” del FBI. Era considerado como un ser aterrador por otras bandas de la misma ciudad.

En 1932, cuando tenía 33 años de edad, fue encarcelado en Atlanta por evasión de impuestos y dos años después fue trasladado a la prisión de Alcatraz, convirtiéndose en uno de los primeros prisioneros de ese centro penitenciario. Durante un examen médico le diagnosticaron sífilis (lo habían contagiado años atrás) y síntomas de demencia.

El deterioro y muerte de Al Capone

Lo lógico sería que un hombre como Al Capone muriera a manos de mafiosos rivales o de agentes federales, pero no fue así. En noviembre de 1939, luego de siete años y seis meses de prisión, este gángster recuperó su libertad y acudió al hospital de Baltimore donde recibió tratamiento médico.

El doctor Joseph Moore, un especialista en sífilis que participó en el tratamiento, sugirió a la familia del ex mafioso, que contratara un enfermero que se hiciera pasar por el chofer de Capone, para que estuviera vigilado todo el tiempo y protegiera a quienes estuvieran a su alrededor en caso de que llegara a presentar un arranque violento.

La familia temía que si Capone atacaba a alguien en la calle, terminara en los tribunales donde un juez podría declararlo con problemas mentales y ordenara su internamiento en un hospital psiquiátrico de Florida.

(Foto: AP)

Luego de que el tratamiento que recibía no funcionó, se retiró a su mansión de Florida junto a su mujer. Sus facultades mentales habían empeorado, así que no volvió a Chicago ni a los negocios con la mafia. En 1946, un psiquiatra determinó que Al Capone tenía la mentalidad de un niño de 12 años.

Su salud se fue deteriorando y el 25 de enero de 1947, el gángster más grande de Estados Unidos, murió a los 48 años de edad en su mansión de Palm Island, en Miami Beach. La causa oficial fue una neumonía, pero todo se complico debido a su padecimiento de sífilis y al derrame cerebral que sufrió cuatro días antes de su muerte. Así terminó la vida de uno de los mafiosos más celebres de la historia…

Comentarios