01 / julio / 2022 | 15:12 hrs.

Yasmín Esquivel: Que no pasen 13 años para otra ministra

Dan bienvenida al pleno a Margarita Ríos-Farjat; significa grandes cambios para organismos mexicanos: Esquivel Mossa.

Foto: Archivo. El Universal.
Nación 07/01/2020 09:03 El Universal Actualizada 09:03

Por primera vez desde hace 25 años, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tiene tres mujeres integrantes del pleno.

Ayer, el máximo tribunal dio la bienvenida a la nueva ministra, Margarita Ríos-Farjat, quien permanecerá en el cargo durante los próximos 15 años.

Durante la sesión solemne, la ministra Yasmín Esquivel Mossa destacó que la llegada de Ríos-Farjat a la Corte es histórica, pues desde la reforma judicial que entró en vigor en 1995, es la primera vez que tres mujeres concurren en su pleno.

Esquivel Mossa, quien se encargó del discurso de bienvenida, consideró que tener una tercera mujer en la SCJN augura grandes cambios en las instituciones mexicanas, pero que el camino para acabar con la desigualdad de género aún es largo.

“Por primera vez en la historia reciente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, bajo la conformación emanada de la reforma constitucional de 1994, concurrimos en este pleno tres ministras.

“Este hecho, augurio de importantes cambios en las instituciones de nuestro país, trae a mi memoria y para hacer mías las palabras que en ocasión similar pronunciara la jueza Brenda Hale, primera mujer en integrar y presidir la Corte Suprema del Reino Unido, al recibir en octubre de 2017 a la jueza Gil Margaret Black, segunda en ocupar una posición en esa corte suprema británica.

“‘Es un placer particular para mí dar la bienvenida —por fin— a otra mujer miembro de la Corte. Espero que no pasen otros 13 años antes de que tengamos una tercera, una cuarta y quinta integrantes de este Tribunal’, dijo la señora ministra”, refirió Esquivel Mossa.

En su mensaje, hizo notar que tuvieron que pasar más de 140 años para que se nombrara en México a la primera mujer ministra de la Suprema Corte (1961): María Cristina Salmorán de Tamayo.

“Con usted, apenas [van] 13, que en 200 años de historia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha habido. Por lo que respecta a magistradas de circuito, son 153, [cifra] que representa apenas 18% de quienes ocupan ese cargo. [También van] 155 juezas de distrito, 25% del total que ostentan esa función”, detalló.

Agregó que en los tribunales locales solamente 38% de las juzgadoras son mujeres.

“Con ello vemos que la desigualdad entre hombres y mujeres sigue siendo notable, vamos cambiando, sí, pero muy lentamente.

“Los estereotipos de género en el trabajo, en el hogar y en la sociedad continúan siendo un gran obstáculo para la igualdad.

“Debemos redoblar esfuerzos para [lograr] un país más equitativo, igualitario para las mujeres”, afirmó Esquivel Mossa.

En su mensaje, Margarita Ríos-Farjat indicó que como integrante de la Corte mantendrá su autonomía respecto al Poder Ejecutivo y Legislativo, así como de poderes fácticos de cualquier índole.

“Autonomía que refrendo ahora ante la trascendente transformación que comienzo a desempeñar y que será respecto a toda influencia, visión o postura que no nazca exclusivamente en la intimidad de mi leal saber y entender.

“Autonomía respecto a los otros poderes del Estado: el Ejecutivo y Legislativo, cuya Cámara Alta tuvo a bien a nombrarme, pero también respecto a otro tipo de poderes: los fácticos de cualquier índole. Entiendo la autonomía como una forma de ser. Se es una persona autónoma y crítica respecto a todo y a todos o no se es respecto a nada”, señaló.

Ríos-Farjat destacó que la relevancia actual de la Corte y del Poder Judicial de la Federación (PJF) se debe a tres factores:

“Primero, a un orden jurídico constitucionalizado, por virtud de una constitución expansiva en cuanto a derechos humanos, así como de mecanismos procesales para exigirlos. Segundo, a jueces constitucionales con fuerza institucional y disposición para desarrollar ese constitucionalismo, y tercero, a un entorno democrático expresado en tres formas: fragmentación política, un Estado regulador y la movilización social”, subrayó.

Durante la ceremonia, el ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, entregó a la nueva integrante del pleno la credencial y distintivos correspondientes, así como de la toga representativa como ministra.

En una breve intervención, Zaldívar afirmó que la llegada de la nueva ministra es un paso significativo a la paridad de género en todos los órganos del Estado.

“Por primera vez, desde la reforma que entró en vigor en 1995, hay en este Tribunal tres mujeres y esto es un paso significativo en la anhelada paridad de género en los órganos del Estado”, destacó.

A partir de ahora, la ministra Ríos-Farjat permanecerá adscrita a la Primera Sala de la SCJN, en la que conocerá asuntos en materia civil y penal.

En la ceremonia también estuvieron presentes otros funcionarios, como el senador Manuel Velasco; el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera; el comisionado presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), Francisco Javier Acuña Llamas, y el jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo.

Celebran designación

 Francisco Javier Acuña Llamas y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, se congratularon con la llegada de Margarita Ríos-Farjat al pleno de la SCJN.

“La verdad es que a quienes conocemos a Margarita [Ríos-Farjat] amistosamente y profesionalmente desde hace muchos años nos da alegría que llegue una mujer preparada que viene de la provincia.

“Esto es importante porque desde la Ciudad de México a veces no se contempla la dimensión que puede significar para quienes vienen de provincia: conquistar un espacio nacional”, comentó.

Al ser entrevistado luego de la sesión solemne, Acuña Llamas reconoció que faltan mujeres en la Corte y que en un futuro los senadores deberán tomar las medidas necesarias para atender este tema.

Alfonso Romo reconoció que es un hecho histórico tener tres ministras en la Corte, pero destacó que lo importante de esto radica en la calidad de las mismas.

“Es un hecho histórico que tengamos tres ministras y de esa calidad, porque pueden haber sido cinco, pero no de esa calidad.

“Espero que estas tres [mujeres] pesen mucho más que los otros ocho ministros. Creo que es un evento histórico, estoy encantando porque el país está evolucionando, se está institucionalizando, fortaleciendo el equilibrio de poderes con gente tan fuerte como la que vimos hoy, y eso solamente para un mejor futuro para México”, afirmó.

Sobre la autonomía señalada por Ríos-Farjat en su discurso, el jefe de la Oficina de la Presidencia indicó que en la medida en que se tengan personas fuertes no se debe temer a los poderes fácticos.

“En la medida que tengamos personas fuertes, en todos los sentidos, desde el punto de vista técnico y moral, no hay que tenerle miedo al poder fáctico.

“Los poderes fácticos ganan cuando las instituciones tienen gente débil, [pero] cuando las instituciones tienen gente fuerte no tienen nada que hacer los poderes fácticos”, enfatizó.

“Yo creo que los ministros, en mi opinión, son totalmente independientes. Una cosa es que vengamos acompañando un programa político y otra cosa es que no seamos independientes, y eso lo hablo a título personal. Una cosa es que hayamos acompañado al Presidente a donde lo acompañamos y otra es que no seamos independientes, entonces yo no confundiría una cosa con la otra”, recalcó.

Comentarios