Se encuentra usted aquí

Fiscalía descarta ataque de comando armado al muralista y su familia

Se siguen varias líneas de investigación y se trabaja para esclarecer el triple crimen: Fiscal
Foto: Especial
22/04/2019
03:43
San Luis Potosí, SLP.
Redacción
-A +A

La Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí lleva a cabo las indagatorias para esclarecer el homicidio del muralista Héctor Domínguez y de dos de sus familiares, en hechos ocurridos la noche del viernes 19 de abril en el municipio de Ciudad Valles.

El Fiscal General del Estado, Federico Garza Herrera informó que los datos de prueba que se tienen hasta el momento y de las entrevistas a posibles testigos, descartan la versión de que fue un comando armado el que ingresó al domicilio de las víctimas, ubicado en la calle Monte Blanco de la colonia Antonio Esper.

“Tenemos líneas de investigación que nos permitirán en el corto tiempo lograr el esclarecimiento de la muerte del muralista, de 27 años de edad; de su hermano de 33 años y de su papá, de 57 años de edad”, agregó.

Indicó que la Fiscalía trabaja en la investigación científica, donde se procesaron diversos hallazgos que les permitirán el esclarecimiento de los hechos; en la investigación de campo, donde se cuenta con declaraciones de testigos y en la investigación de gabinete, donde se tiene información que será útil para avanzar en el caso.

Mencionó  que personal de la Vicefiscalía Científica, a cargo de Verónica Salazar levantó los elementos de prueba en el domicilio de las víctimas y casquillos percutidos de una pistola calibre 40, lo cual está siendo ya procesada.

Informó que en septiembre del año pasado, se tuvo conocimiento que el muralista había sido interceptado por dos sujetos que dispararon sus armas de fuego cuando este salía de un centro educativo donde daba clases, por lo que el agente del Ministerio Público emitió las medidas de protección necesarias y posteriormente, cuando éstas vencieron, volvió a emitirlas, mismas que estaban  a cargo del Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) y su policía.

También tuvo conocimiento que en enero de este año, el muralista y su familia llegaron a un acuerdo con esa corporación policial, para implementar un mecanismo de protección acorde a sus necesidades, las cuales consistían en una protección de contacto en donde él tenía un teléfono específico para poder llamar, pues no quería una vigilancia física “debo considerar que la SSPE tendrá una bitácora completa de cuál fue su participación en relación a esas medidas de protección”, agregó.

Garza Herrera dijo que no hay indicios de que la víctima hubiera recibido alguna amenaza los últimos meses; incluso su papá era el que estaba siempre al pendiente de los avances de la investigación con la entonces Subprocuraduría de la Huasteca Norte.

 

Comentarios