24 / septiembre / 2021 | 12:41 hrs.

Zerendipia, clown inclusivo que invita a la imaginación para divertirse

El show de Mimiris y Monsieur le clown invita a los pequeños a reír sin ridiculizar a los demás a través de las artes escénicas; la pandemia los obligó a reinventarse y a trabajar desde plataformas digitales

Zerendipia, clown inclusivo que invita a la imaginación para divertirse
Foto: Angélica Ortiz
Más de San Luis 30/04/2021 11:32 Xochiquetzal Rangel San Luis Potosí Actualizada 17:42

Erik Rosales, junto con su esposa Irasema Mariscal, crearon la compañía Zerendipia Espectáculos, con el objetivo de abrigar de manera profesional a los circenses itinerantes, misma que está encabezada por los personajes a los que les dan vida “Monsieur le clown” y “Mimiris”, payasos que en cada show tienen como meta el poder brindar a niños, niñas y adultos alegría a través de la reflexión y la inclusión, para ellos está prohibido burlarse de la gente para hacer reír.

En entrevista para EL UNIVERSAL San Luis Potosí, comentaron que la diferencia entre los payasos tradicionales y la propuesta que ofrecen, destaca en las técnicas escénicas que emplean como la pantomima, teatro físico y magia teatral, implementando sobre los escenarios el lema “no es hacer reír por hacer reír”, si no que buscan dejar un mensaje útil a los niños que los ven, a través de temas como la importancia de la higiene durante la pandemia, los valores y la inclusión.

Para ellos el “Clown Inclusivo” inicia con la prohibición de ridiculizar al propio público, sino de las situaciones que enfrentan los  propios personajes; la presentación de sus shows en instituciones de personas con problemas mentales, orfanatos, entre otros, en donde han aprendido a hacer parte a los niños y niñas en los espectáculos circenses. Además de la iniciativa de incluir a personas con capacidades diferentes en las puestas en escena.

zerendipia_2.jpg

Foto: Tomada de Zerendipia Espectáculos 

“Cuando tú vas a un show de clown  te vas a reír del personaje. No porque estemos en una silla  de ruedas o porque no vea o escuche no puedo ser participe de un espectáculo circense”, comentó Monsieur le clown.

Los inicios y la inclusión

El primero en comenzar con los trabajos escénicos, fue Erick hace 10 años, que cuando se dedicaba a producir música para medios audiovisuales, fue invitado por Luis “Narinas”, a producir música para uno de sus shows y acordaron que él igual se maquillaría y participaría en un espectáculo, fue a partir de esta presentación que descubrió una de sus más grandes pasiones y que decidió adentrarse más al mundo de las artes escénicas y comenzar a construir su personaje.

“Llegué de casualidad y por un tema experimental, y la verdad que a partir del primer show que hicimos que se llamaba “Masijo”, que nunca voy a olvidar porque me temblaban las piernas antes de empezar (…)  la adrenalina, las sonrisas del público, el poderte auto ridiculizar y saber qué estás provocando una alegría en la gente y saber que tú mismo estás provocando internamente quién eres y poder explotar, ni siquiera un personaje, sino tu yo interno,  el yo que en realidad tienes sin máscaras , a pesar de que nos ponemos este maquillaje, esos sentimientos son los que me hicieron decidir quedarme en este ámbito del clown y del circo”, puntualizó.

Tiempo después, conoció a Irasema, quién decidió integrarse a la compañía fundada por su esposo para apoyar el proyecto de poder hacer reír a través de la enseñanza y la inclusión de los niños y niñas.

zerendipia_3.jpg

Foto: Zerendipia Espectáculos 

El trabajo con los niños

Su trabajo inicia desde antes de subir al escenario, les ha tomado años, preparación y estudios sobre psicología circense, el poder perfeccionar inclusive su maquillaje actual, mismo que es un poco sobrio debido a que buscan ser empíricos y no impactar de manera negativa a los menores, que según mencionaron socialmente le temen a los payasos, por lo que entre las formas de poder conectar con el público joven sin crear algún trauma en algunos shows para kinder, han optado por comenzar sus espectáculos maquillándose frente al público.

La importancia del maquillaje, sobre todo para Mimiris, deriva de que no habla durante las presentaciones y que por la personalidad del personaje es quién conecta más con los niños y las niñas, por lo que lo que más resalta es su brillante nariz roja de payasita.

“No nos gusta cargar mucho el maquillaje porque de alguna manera a los niños les impacta ver de repente tanto (color)”, destacó Mimiris.

Sin embargo, para “Monsieur le clown”, quién lleva el hilo conductor de todos los shows, en la construcción del personaje creó una imagen física para hacer tributo a tres tipos de payasos, es decir, se pinta la cara con un tono bajo de blanco para homenajear a los cara blanca, utiliza barba para rememorar a los payasos trampa, ya que así comenzó con su carrera y con una forma de ojos parecida a los Augusto, para poder retomar personalidades de cada uno y así conectar con el público mayor, los padres de los niños.

Este año para la pareja, ha sido de aprendizaje, pese a que mencionaron que después de dos meses de “vacaciones” en los que aprendieron a descansar del trabajo y se dieron tiempo para pendientes personales, tanto Erick, como Irasema, concordaron con que lo que más extrañan es ver las sonrisas de los pequeños.

zerendipia.jpg

Irasema destacó que para los niños y las niñas, el confinamiento ha sido especialmente complicado por el cambio de realidad de los menores, cambio del cual no se han podido recuperar pese a estar en un semáforo amarillo que permite más actividades sociales; así como que se han visto atrapados en el consumo de contenidos digitales para evitar el aburrimiento, por lo que pensando en esa situación trasladaron sus shows a plataformas digitales.

“Definitivamente  los pequeños son unos guerreros y valientes (…) es muy importante  como niño echar a volar la imaginación, eso es algo muy importante, porque ésta pandemia, nos llevó en este punto de no saber qué hacer con nuestro tiempo”, agregó.

Lo más difícil del proceso de adaptación, según señalaron,  ha sido el hablarle a las cámaras, ya que también tuvieron que reinventarse y comenzar a trabajar los shows desde casa y a través de plataformas digitales con en vivos en sus redes sociales o videos para la plataforma de Youtube y colaboraciones con el Teatro de la Paz.

Esta nueva adaptabilidad, ha sido inclusive más complicada que la falta de asombro de las nuevas generaciones tanto de padres como de niños y niñas al momento de dar un show en vivo, ya que mencionaron que la cámara no miente y en promedio les toma mucho más trabajo el poder prepararse para realizar un espectáculo en vivo a través del Facebook de la compañía o el grabar videos que después puedan ser editables.

“El hecho de las risas del público lo hace más ferviente todo, ver su sonrisa, sus ojos el aplauso, lo hace muy diferente a que de pronto estar en  la cámara o que te digan no se ve, no se oye pero desde una cámara”, comentó Erick, que da vida a “Monsieur le clown”.

“Estamos ansiosos de poder regresar a los escenarios y poder volver a todas sus fiestas y todos eventos”.

Pese a tener planes como los del un festival de circo para dentro de los próximos dos meses en las inmediaciones del Teatro de la Paz, en el que participarán junto con una compañía circense del estado de Puebla, este Día del Niño y de la Niña, enviaron un mensaje para los menores de San Luis Potosí, para que no dejen de ser niños ni pierdan la ilusión por las dificultades que ha traído la pandemia:

“El año pasado no pudimos estar con ustedes, este año tampoco podemos estar con ustedes todavía, pero nos gustaría darles este mensaje a los niños de no porque estemos encerrados, no porque estemos en casa y estemos encerrados dejemos de ser niños. De todo corazón Zerendipia, Mimiris y Monsieur le clown, le quieren decir a los niños que sigan pasando un excelente día del niño, que sea mes, año, vida, que nunca dejen de ser niños y que nunca tuvieran que dejar esta parte de la inocencia”, concluyeron.

Comentarios