Se encuentra usted aquí

"Riesgo de infección de malaria aviar podría incrementar por cambio climático"

Estudiantes del IPICYT estudian grado de infección para algunas aves.
FOTO: ESPECIAL
30/05/2019
05:25
Sergio Marín
San Luis Potosí, SLP.
-A +A

Jóvenes estudiantes del Doctorado en Ciencias Ambientales del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT), Larissa Ortega Guzmán y Patricia Zaldivar Ortega, aseguraron que cambios en el medio ambiente como la pérdida y degradación del hábitat a causa de las actividades humanas (tala, agricultura, ganadería, entre otras), pueden incrementar el riesgo de transmisión e infección de la malaria aviar en algunas especies de aves.

Asimismo, podrían fomentar la aparición de parásitos más virulentos; se habla de que la malaria aviar puede llevar a ciertas especies de aves al borde de la extinción local.

De acuerdo a sus proyectos de doctorado en los que estudian el grado de infección por estos parásitos, estiman que la contaminación, deforestación y cambio climático son algunas de las amenazas a las que se enfrentan las aves, y algunos de estos factores podrían incrementar el riesgo a enfermedades infecciosas como la malaria aviar.

Explicaron que la malaria aviar se trata de una enfermedad parasitaria exclusiva de las aves transmitida por insectos que se alimentan de sangre, como los mosquitos y algunas especies de moscas.

Se conocen más de 200 especies de parásitos de malaria a los cuales se les llama parásitos Hemosporidios (granular/granulado y sangre), que hace referencia a la apariencia granulosa de estos parásitos en la sangre.

En su investigación han descubierto que el riesgo de infección puede incrementar en algunas especies como resultado del cambio climático (CC), ya que los parásitos de malaria aviar y sus transmisores son favorecidos por los incrementos de temperatura, ambientes en los que se reproducen con mayor éxito.

Las estudiantes del IPICYT concluyen que la mejor manera de mitigar el impacto de esta enfermedad en aves silvestres es conservar los hábitats que les sirven de refugio y mejorar las prácticas de las diversas actividades humanas en el entorno que las rodea.

Además de reducir la contaminación, exigir que los estudios necesarios antes de modificar un hábitat natural sean éticos y realizados por personal calificado y mejorar nuestras políticas económicas y ambientales, lo cual fortalecerá los esfuerzos de conservación.

vkc

Comentarios