Se encuentra usted aquí

Brexit: Un juego de culpas

A tres semanas de la salida británica de la UE, las opciones para lograr un acuerdo palidecen, aunque aún es posible extender de nuevo el plazo
Manifestantes británicos expresan su rechazo al Brexit, durante un acto de protesta en el noroeste de Inglaterra. Foto/PAUL ELLIS. AFP
13/10/2019
11:13
El Universal
-A +A

Bruselas.- A menos de tres semanas de la fecha prevista para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE), 31 de octubre, la posibilidad de un nuevo acuerdo para una salida ordenada parece improbable, aun cuando las partes intentan inyectarle optimismo al proceso.

El ministro irlandés, Leo Varadkar, y su homólogo británico, Boris Johnson, anunciaron sonrientes el pasado jueves que un acuerdo era “todavía posible”. El secretario británico para el Brexit, Steve Barclay, y el jefe negociador europeo, Michel Barnier, reanudaron las conversaciones el viernes luego de que se encontraran al borde de la ruptura; mientras que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo haber recibido “señales prometedoras”.

“Están tratando de mostrar cooperación para no ser vistos como los culpables de no haber alcanzado un acuerdo sobre el Brexit”, dice Larissa Brunner, investigadora del think tank especializado en temas comunitarios (European Policy Centre) a EL UNIVERSAL.

“No sería la primera vez que el optimismo reflejado en la prensa británica resulta ser exagerado, como me parece es el caso, porque nada fundamental ha cambiado”.

El último intento para encontrar un punto en común antes de la fecha de salida pactada tendrá lugar este jueves y viernes, cuando los 27 jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea se reúnan por vez primera en Bruselas con el euroescéptico premier británico, quien asumió la jefatura del gobierno británico en julio pasado.

“Las posturas de ambos siguen estando muy alejadas. Para un acuerdo se requiere de concesiones significativas. Así que lo más probable es que en la ministerial no se llegue a un acuerdo”, sostiene Brunner.

Sobre la mesa está el denominado “plan definitivo” de Johnson, el cual no convence a los europeos por no resolver el tema de la frontera irlandesa, el principal obstáculo para materializar el Brexit. El premier británico pretende abolir el denominado backstop incluido en el acuerdo alcanzado por su predecesora Theresa May y la UE.

britain_brexit_105489444.jpg
Boris Johnson busca sacar a Reino Unido de la UE con o sin acuerdo. Foto/ALASTAIR GRANT. AP
 

La hoja de ruta sugerida sacaría eventualmente a Irlanda del Norte de la Unión Aduanera, lo que implicaría una doble frontera regulatoria en la isla de Irlanda. La UE ha sido consistente en su posición de que no aceptará un acuerdo que contemple la reimposición de controles fronterizos entre Dublín y Belfast, al suponer un peligro para los Acuerdos de Viernes Santo.

“La clave está hasta dónde Boris Johnson está dispuesto a moverse hacia una postura que sea aceptada por la UE, pero su margen de maniobra es limitado porque sabe de la amenaza que supone el Partido del Brexit en caso de elecciones anticipadas”.

Si no hay un acuerdo antes del 19 de octubre, el primer ministro de Reino Unido está obligado legalmente a solicitar una nueva prórroga de la fecha de salida, conforme a lo establecido por la Cámara de los Comunes.

Ante este escenario, Brunner prevé que la Unión Europea conceda el aplazamiento para no verse como culpable del Brexit duro. La pregunta que quedaría abierta es bajo qué condiciones se aceptaría una nueva extensión y por cuánto tiempo. En este tenor la UE se muestra dividida: un campo es favorable de endurecer los criterios para forzar una decisión por parte del Parlamento británico; el otro considera que sólo dando el tiempo suficiente se podrá llegar a una conclusión favorable para todas las partes.

“Posiblemente esa sea la única conclusión [si se dará más tiempo y cuánto] a la que se llegue en la cumbre”, prevé la analista que ha seguido a detalle el proceso de la salida británica.

Cálculo electoral

Johnson y su consejero político Dominic Cummings han venido invirtiendo, en las últimas semanas, más energía en deslindarse de la responsabilidad de tener que solicitar un nuevo aplazamiento del Brexit, que en avanzar en las conversaciones para un acuerdo.

La única explicación: Johnson tiene la mira puesta en las encuestas, las cuales muestran una línea favorable desde su arribo al 10 de Downing Street.

De acuerdo con la firma YouGov, la popularidad de los conservadores ha repuntado tras tocar fondo el 10 de junio, pasando de 17% de las preferencias electorales a 35% el 9 de octubre; por su parte, el Partido del Brexit, principal refugio de la línea más dura de los tory durante los comicios europeos de mayo pasado, ha descendido de 26% a 12%.

“El principal objetivo de Johnson es conservar el poder. La estrategia detrás de adoptar la línea dura frente al Brexit es crear una plataforma electoral para colocarse en la mejor situación posible en caso de elecciones generales, eliminando la amenaza que supone Nigel Farage y su Parido del Brexit, y poniendo en una situación difícil a la oposición laborista que hasta la fecha no tiene una posición clara frente al Brexit”, explica Brunner.

Johnson, quien se distingue por su retórica incendiaria y no por hechos concretos, ha dicho que de no llegar a un pacto y verse obligado a solicitar un tercer aplazamiento, pondrá de cabeza las instituciones europeas nominando a Farage como comisario europeo. La nueva Comisión Europea pretende arrancar el 1 de noviembre.

También amenaza con hacer compaña electoral prometiendo abandonar todo el orden legal comunitario sin ningún tipo de diálogo previo.

Comentarios