Se encuentra usted aquí

“Llegué a laborar hasta 27 horas seguidas en Walmart”

La empresa solo da a los trabajadores café y pan que sobra de la tienda, dice Karen Pérez, una ex empleada
Nohemí Rodríguez fue cajera de un Walmart durante cinco meses, pero la despidieron, comenta, por faltar cuando su hija se enfermó. Foto: FOTOS: IVÁN CRUZ. EL UNIVERSAL
13/10/2019
11:02
El Universal
-A +A

“Por minuto tienes que marcar aproximadamente seis u ocho productos. Por eso te dan una bonificación, y ya así me ayudaba a salir bien en la quincena”, dice Nohemí Rodríguez, quien fue cajera de una tienda Walmart. Ganaba 2 mil 200 a la quincena, ya incluía prestaciones y bonos.

Trabajó en la empresa durante cinco meses hasta que la despidieron cuando faltó porque se enfermó su hija y tuvo que llevarla al doctor. “Si te interesa más tu hija, entonces mejor quédate con ella”, fueron las palabras de su jefa cuando Nohemí se reincorporó algunos días después.

Ninguna otra empresa en México emplea a más trabajadores que Walmart. De acuerdo con el Informe Financiero y de Responsabilidad Corporativa 2018 de la propia empresa, ésta tiene 195 mil 571 empleados. Este país es, a su vez, uno de los más importantes para la compañía pues aquí cuenta con más del doble que en Brasil, India y China juntos. El número total de establecimientos que registró en México hasta 2018 fue de 2 mil 438; de ellas, mil 910 son Bodega Aurrera, 274 Walmart, 163 Sam’s Club y 91 Superama.

A diferencia del caso de Nohemí, Karen Pérez, también ex empleada de esta compañía, sí volvería a trabajar ahí porque, asegura, “tienen un ambiente laboral muy bonito”. Karen fue gerente de operaciones en una de las tiendas Walmart durante agosto de 2016 a octubre de 2018.

Se enteró del trabajo por una plataforma llamada OCC, donde publican bolsas de trabajo, mandó su Currículum Vitae (CV) y días después le llegó un correo para que fuera a una entrevista en el corporativo de la alcaldía Azcapotzalco donde se encargan de las contrataciones.

Le hicieron un examen psicométrico y una entrevista laboral. Quedaron de llamarla para el segundo filtro que era una prueba de inglés y una de matemáticas. Dos días después le avisaron que debía asistir a una junta con el comité formado por los gerentes de varias sucursales. Ese día por la tarde, le notificaron que había sido aceptada en la empresa.

Después de todo eso, todavía tomó una capacitación de dos días para conocer la historia y cultura de Walmart. Además de un curso de tres meses en una escuela de couching donde los asistentes deben hacer un proyecto tipo tesis.

Karen pasó los filtros y se quedó en Walmart Tepeyac que es considerada una de las tienda más grandes, “número uno”. “Decir número uno es también porque es la más pesada de todo el mundo”, dice.

Tenía un contrato por tiempo indefinido, pero con el paso del tiempo se dio cuenta de que el horario no era justo porque no coincidía con el sueldo. Su salario era de 18 mil 600 pesos. Les daban caja de ahorro, seguro y préstamos. En la gerencia no pagaban horas extras, únicamente a los “asociados” (cajeros).

La empresa, afirma Karen, solo les da un café y el pan que sobra de la tienda; el transporte y comidas eran pagados por su propia cuenta. “Fue una de las razones por las que salí de ahí. La cantidad de horas que se trabajan son extremas. Yo llegué a laborar hasta 27 horas seguidas. Son muy explotadores”.

Al preguntar a Walmart sobre esta situación específica, la empresa respondió que “si bien existen las horas extras, mismas que son pagadas conforme a lo que establece la ley, hay un límite de horas para estar dentro de las unidades.” 

Karen trabajaba 10 horas fijas al día, según su contrato, pero le decían que “gerencia sólo tiene hora de entrada pero jamás de salida”. Cuenta que si alguna vez tenía la opción de salir conforme a su horario, le preguntaban que por qué se iba temprano: “Cuando menos tienes que estar doce horas diarias en la tienda”, decían sus supervisores. 

Pese a lo anterior, la ex gerente afirma que hay empleados que llevan muchos años y tienen “muy bien puesta la camiseta. Te enamoras de la empresa. Es por eso que los demás te contagian”.

La brecha de ingresos
En la página Indeed, portal para postular a una vacante laboral, se afirma que hay trabajadores de Walmart cuyo salario empieza en mil 800 pesos quincenales, únicamente 17 pesos más del salario mínimo que es de 102.68 pesos, monto que además contrasta con los ingresos totales que generan anualmente por sus ventas.

Su director general, Doug McMillon, ha sido uno de los beneficiados por el aumento de los ingresos de la compañía. Tan sólo en 2017 cobró un sueldo de alrededor de 23 millones de dólares, equivalente a unos 444 millones de pesos, es decir, 37 millones al mes. Sólo con su salario, se le pagaría a 10 mil 277 empleados de Walmart.

Esta cadena minorista es la tercera compañía más importante en volumen de ventas en México, sólo por detrás de Pemex América Móvil. Durante 2018, Walmart ingresó 503 mil 692 millones de pesos, cifra superior en 8% al del año anterior.

Walmart de México es más rentable que Walmart Inc., es decir, si bien la primera aporta a la segunda, la utilidad neta de la división nacional tiene un 6% sobre los ingresos, mientras que la utilidad de la corporación mundial es de 3%.

La bolsa de Nueva York, en Wall Street, calculó que en promedio un trabajador de esta empresa gana 31 mil pesos al mes, sin embargo hay que hacer la precisión que esta estimación está basada en los salarios de todo el personal del Walmart, ejecutivos, no ejecutivos, de Europa, Estados Unidos, México, Centroamérica… es decir, se juntan diferentes condiciones económicas.

Incluso suponiendo que los 195 mil 571 empleados de la tienda en México ganaran dicha cifra (31 mil pesos al mes), el corporativo gastaría en nómina aproximadamente 72 mil 752 millones de pesos al año, lo cual representaría únicamente el 14% de todas las ganancias que obtiene por sus ventas en esos 12 meses a nivel nacional.

En México, el 1.5% de los empleados de esta tienda son ejecutivos, mientras que la mayoría del personal, el 98.5% que equivale a 192 mil 715 empleados son cajeros, vendedores, ayudantes generales, gerentes, supervisores, entre otros. De los trabajadores, 191 mil 710 son permanentes y  3 mil 861 son eventuales.

A pesar de esta disparidad de ingreso al interior de la empresa, Walmart asegura a aspirantes y empleados que forman parte de un mismo equipo, de ahí el nombre de “asociados”. Si pasan las pruebas de contratación, muestran un video –de acuerdo con el testimonio de trabajadores y ex trabajadores-- en donde dicen que “tú eres parte del negocio, no eres un empleado sino un ´asociado´ y por lo tanto si crecen ellos ‘creces tú’”.

Luego se deben aprobar cursos de trato al cliente, manejo de producto, merma, entre otros. Después se hace la contratación y aclaran que los horarios tanto de trabajo como de descanso nunca son fijos ni elegibles.

La jornada laboral es de 48 horas semanales y un día de asueto. El número de tiendas sigue aumentando – 134 nuevas sucursales hasta 2018 – y con ello el de empleados; aunque se generan miles de vacantes, el tipo de trabajo es en ocasiones apenas superior al salario mínimo.

Para el año fiscal que termina el 31 de enero de 2020, con base en el Annual Report Defining the Future of Retail 2019, la empresa espera agregar aproximadamente 300 nuevas tiendas en Walmart International, principalmente en México/América Central y China, y agregar menos de 10 tiendas en Walmart EE. UU.

De acuerdo con la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), el sueldo no sube, a pesar de que los salarios no representan un porcentaje alto de los costos operativos de la comercializadora, en la nómina los cajeros son el gasto más importante de la empresa.

Uno de los empleados, quien prefiere omitir su nombre porque se encuentra activo en la compañía, trabaja como coordinador nocturno en el horario de la madrugada en una Bodega Aurrera de Guadalajara. Coincide en algunos aspectos con el testimonio de Karen y los datos recabados. Él entró a la empresa desde hace doce años y asegura que ha permanecido porque vio la oportunidad de crecimiento y decidió aprovecharla.

Ingresó como cajero y desde entonces ha ido teniendo puestos más altos. Fue supervisor de caja y después jefe de cajas, luego entró al departamento de recibos y de ahí regresó a cajas. Ahora está en un cargo que se denomina “coordinador nocturno”.

Explica que al personal de línea, que no es de confianza, siempre le paga el tiempo extra; es decir, a cajeros, a auxiliares, a vendedores de piso y a personal de limpieza. “Cuando se pertenece a la gerencia, a partir de mi puesto en adelante, se podría decir que es el primer punto de confianza. Existe el dicho que hay hora de entrada pero no de salida. Es una idea que se ha ido construyendo dentro de la empresa”, comenta.

Pero esto es también debido al compromiso hacia el trabajo, “no tienes alternativa de dejar las cosas a  medias. Tienes que terminar todas las actividades”. Durante este tiempo en la empresa ha sido testigo del trato que se da a los empleados.

Uno de estos casos es el de los cajeros a quienes, en  ocasiones, les llega a sobrar o faltar dinero. Si les falta, dice el coordinador, deben rodo lo que cueste más de 5 pesos. Le llaman “sábana de faltantes” y lo pasan a recursos humanos para que en el siguiente pago se les descuente.

“Hay personas que hasta 15 mil pesos les llega a faltar y destinan hasta medio año o un año en estarlo pagando. Los descuentos van desde 750 a 800 pesos”, añade.

Al ver esto, él ha tratado de organizarse con otros empleados para formar un sindicato pero, asegura que, la gente tiene miedo a perder su trabajo. Su sueldo actual es de 15 mil 500 pesos, lo considera justo de acuerdo con las actividades que realiza, a comparación del que recibía antes como jefe de cajas que era de 8 mil 500 con una plantilla de 17 personas a su cargo.

Cuando David García trabajó en Walmart, de 2004 a 2006, cubría el turno nocturno, de 10 de la noche a 6 de la mañana, en la tienda El Yaqui, de Cuajimalpa. Su puesto fue de vendedor en el área de electrónica y, en ese entonces, ganaba 6 mil pesos al mes. En temporada alta, a pesar de la carga de trabajo, el salario era el mismo. “Friegan mucho al empleado por un sueldo muy bajo”, comenta.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el equipo de comunicación de la empresa asegura que sus salarios y prestaciones son superiores a la ley, “buscando contribuir a mejorar la vida de nuestros asociados.” Además que el tiempo extra generado se paga conforme a lo establecido por estas normas.

a9-10_105579664_0.jpg
David García, quien trabajó en Walmart en el turno nocturno de 2004 a 2006, asegura que los jefes “friegan mucho al empleado por un sueldo muy bajo”.

David asegura que en cada uno de los departamentos, el objetivo es lograr siempre un peso más que en el periodo anterior. “Si este mes se llegó a 250 mil, el siguiente debe ser un peso más arriba. Esas son siempre las metas en el grupo Walmart”.

Les daban prestaciones y, en ocasiones, algún día de descanso como recompensa por haberlo conseguido. De acuerdo con la misma compañía, el pago de la nómina se realiza invariablemente de forma quincenal, no es en función a bonos.

“En Walmart de México y Centroamérica otorgamos un bono anual sujeto a los resultados de la compañía, ya que éste se considera un reconocimiento, entre otros beneficios adicionales.” Pero esto ocurría ocasionalmente, de acuerdo con lo que dice David, por lo general su sueldo no aumentaba mucho.

“Yo no hice esas observaciones a los directivos pero otra gente sí y, desafortunadamente, fueron a quienes dieron de baja por ponerse al brinco”, recuerda. David dejó de trabajar ahí porque le ofrecieron una mejor oferta de empleo y ahora prefiere quedarse en donde está actualmente.

La empresa detalla que cuenta con “un área especializada en compensaciones y beneficios para nuestros asociados, quienes están constantemente evaluando el mercado salarial” y que se les otorga un bono anual equivalente a los progresos de la compañía.

Comentarios