Se encuentra usted aquí

Entre denuncias y orgullo, así ha sido el pleito de Santiago Nieto y Emilio Lozoya

Ya designado por López Obrador para estar al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto sostuvo en octubre de 2018 que Emilio Lozoya "puede estar tranquilo de que con él se aplicará la ley”
Foto: Archivo El Universal
30/05/2019
05:43
El Universal
-A +A

Este miércoles, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó a la Interpol la emisión de una ficha roja para buscar y aprehender al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, contra quien pesa una orden de aprehensión por delitos que incluyen el lavado de dinero.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, informó que la instancia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a su cargo congeló las cuentas de Lozoya, y de la empresa Altos Hornos de México.

Precisó que “se identificaron operaciones financieras con recursos de actividades presuntamente ligadas a diversos actos de corrupción”.

Pero esta no es la primera vez que Santiago Nieto y Emilio Lozoya “se enfrentan”.

En octubre de 2017, al estar envuelto en el escándalo de Odebrecht, Lozoya negó haber amenazado a Nieto Castillo, quien se desempeñaba como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Y es que en ese entonces, un juez federal ordenó a la Fepade resolver la investigación que se inició contra Lozoya Austin por el supuesto financiamiento ilícito de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, con sobornos recibidos por Odebrecht.

En entrevista radiofónica, Lozoya apuntó que el único contacto que tuvo en ese entonces con el ahora titular de la UIF fue la carta que le envió su abogado para solicitarle que le llamara a declarar.

“Es un documento que, estrictamente, lo que pide es que se me cite si hay una investigación en mi contra. Y dice, como cualquier escrito legal, quién soy, dónde vivo, en donde trabajo, quienes son mis padres, y todo eso yo no sé cómo ha sido interpretado como una petición de impunidad, como una amenaza, o como una petición de que se disculpe alguna autoridad conmigo”, declaró.

Ese mismo mes, la entonces Procuraduría General de la República (PGR), cesó a Santiago Nieto porque supuestamente “transgredió lo dispuesto en el Código de Conducta”.

Esta baja se dio tan sólo unos días después de que Santiago Nieto reveló que Lozoya lo presionó para declarar su inocencia por el caso Odebrecht.

Tras la separación de Nieto Castillo de la Fepade, la defensa del exdirector de Pemex alistó dos denuncias penales contra el funcionario; una por uso indebido del servicio público al dar a conocer el contenido de una carpeta de investigación y otra por violar una suspensión provisional.

Ante la ausencia de Santiago Nieto en la Fepade “por violar la secrecía del caso”, el exdirector de Petróleos Mexicanos se declaró inocente de las acusaciones que lo señalaban de haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht para la campaña presidencial del PRI en 2012.

santiagonietofepade_univ.jpg
Santiago Nieto en la Fepade. Foto: Archivo / EL UNIVERSAL

En junio de 2018, Lozoya presentó una nueva denuncia ante la PGR contra Santiago Nieto Castillo por presuntamente sustraer información privada de la investigación en marcha del caso
Odebrecht.

En la denuncia, Emilio Lozoya argumentó que Santiago Nieto escribió en Twitter, el 13 de junio, tener documentos privados de la investigación de Odebrecht, para asegurar que el ingeniero Javier Jiménez Espriú, entonces colaborador del presidente Andrés Manuel López Obrador, no estaba responsabilizado en temas de corrupción en el caso.

“Resulta no sólo preocupante, sino violatorio de las leyes de la materia que Santiago Nieto Castillo reconozca expresamente que en la actualidad tiene en su poder y revisa documentos del caso Odebrecht, mismos que son propios, reservados y en sigilo respecto de investigaciones ministeriales.

“Lo que quiere decir, sin dudas ni reticencias, que sustrajo documentos propios de una carpeta de investigación que dejó de conocer, lo que se traduce en conductas ilícitas”, apuntó en su momento Lozoya.

Asimismo, Lozoya pidió al Ministerio Público ser considerado “víctima y ofendido” y solicitó una orden para que Santiago Nieto se presentara a comparecer y se considerara su declaración como un delito cometido por un servidor público.

Al respecto, Nieto Castillo declaró que era “un orgullo” para él que el exdirector de Pemex hubiera presentado una denuncia por sustraer información reservada de la investigación.

“El hecho de que Emilio Lozoya me denuncie es una prueba irrefutable de que México debe cambiar, me enorgullece que un hombre sin escrúpulos y sin ética me denuncie, significa que estoy en el camino correcto”, indicó Nieto en junio de 2018, antes de las elecciones presidenciales.

Ya designado por López Obrador para estar al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto sostuvo en octubre de 2018 que Emilio Lozoya "puede estar tranquilo de que con él se aplicará la ley”.

“El punto central es que necesitamos generar una transformación en el país que mandé un mensaje de cero tolerancia a la corrupción, cero tolerancia a la impunidad, creo que la ciudadanía está particularmente harta”, dijo.

En ese sentido, añadió que el caso Odebrecht, como cualquier otro de desvío de recursos, en un estado democrático,  debe que llegar hasta las últimas consecuencias para ejercer la acción penal y de responsabilidad administrativa en contra de servidores públicos involucrados.

“Lo que es muy claro es que en ese y en los demás casos tiene que prevalecer el estado de derecho y por tanto sancionar a los responsables, llámese como se llame, no es una cacería de brujas sino de cumplimiento del estado de derecho”, abundó.

Comentarios